Connect with us

Hi, what are you looking for?

Noticias Destacadas

Análisis: Números que alarman y alumbran un nuevo esquema político

Por Sebastián Dumont – Periodista

Todas las miradas de la política se han posado esta semana en la interna del PRO y sus posibles derivaciones en Juntos por el Cambio. El discurso de la unidad garantizada de la coalición ha entrado en zona de turbulencias. La decisión de Horacio Rodriguez Larreta en la convocatoria electoral para la ciudad de Buenos Aires es el comienzo y no el fin de la tensión propia y necesaria para alumbrar nuevos liderazgos. De todas maneras, estos no se construyen con sólo golpear sobre la mesa. Pero tenía que dar una muestra de autoridad. Del otro lado, en el Frente de Todos, ahora los reflectores se ubicarán sobre la determinación que tendrá que firmar el gobernador Axel Kicillof. Antes del sábado deberá publicar el decreto que convoque a elecciones. Hay una duda y una certeza. La última es que las PASO serán el mismo día que las nacionales, es decir el 13 de agosto. La incógnita con la que se juega por estas horas es si está dispuesto a desdoblar la elección bonaerense de la general. Para eso tiene tiempo hasta 60 días antes de la realización del acto electoral. Momento de fuertes especulaciones. 

En el Larretismo hay preocupación. Crecen las miradas críticas sobre el rumbo de la campaña y el mensaje de “paz y amor” que hoy parece no sumar. Incluso le reclaman al Jefe de Gobierno que su proselitismo tenga “un propósito”. Patricia Bullrich lo tiene, Javier Milei también, Horacio no lo muestra con claridad”, sostienen”. El párrafo es de la nota de la semana pasada ante la incertidumbre sobre el rumbo de la candidatura presidencial del jefe de gobierno porteño. Ahora, ya tomó la determinación que menos quería Mauricio Macri y desató el huracán. 

Se tejen todo tipo de razonamientos para entender el comportamiento de Horacio Rodriguez Larreta. Y se llega hasta la influencia del propio Sergio Massa en esta versión. Como si no tuviera suficiente con los vericuetos de la economía, al ministro le atribuyen responsabilidad en las maniobras de su gran amigo. “Sergio (Massa) le prometió a Cristina Kirchner que él se iba a encargar de partir a Juntos por el Cambio”, cuenta un dirigente con acceso al quinto piso del palacio de Hacienda. Quizá se trate de una nueva elucubración con pocas posibilidades de ser cierta. Ahora, es interesante analizar el fondo de lo que puede empezar a conformarse en la Argentina. 

Sin Mauricio Macri ni Cristina Kirchner en el escenario electoral, el tablero será distinto. Con los votos duros del PRO que con claridad migran a Patricia Bullrich, Horacio Rodriguez Larreta no tenía otra opción que ir a buscar a los desencantados. Entre ellos los del Frente de Todos que alguna vez creyeron en la ancha avenida del medio. Salirse de las puntas para enfilar hacia el centro. En la búsqueda de su propio electorado. Dejar de ser alfil para convertirse en rey. Aunque más no sea de un reinado acotado. 

El paso de Larreta puede haber sido el primero para la generación de un nuevo mosaico de relación de fuerzas políticas. Con miradas similares, quien podría negar la concurrencia de Massa, Gerardo Morales, dirigentes del radicalismo como Martín Lousteau, el propio Larreta, Diego Santilli, peronistas de centro como Juan Schiaretti o Juan Manuel Urtubey. Por otro lado, el pensamiento de centro derecha podría agruparse alrededor de Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Miguel Pichetto, Joaquín De La Torre, José Luis Espert y Ricardo López Murphy para sólo mencionar algunos nombres. En los extremos más notorios quedarían los duros de Cristina Kirchner ya con menos peso electoral y en la otra punta, Javier Milei, quien deberá en la próxima elección, aún si ganase, demostrar su capacidad para generar institucionalidad. Entiéndase que los nombres son sólo un puñado de muchos otros que podrían ubicarse en cada uno de los espacios. 

Es probable que aún esta elección no termine de amoldar el nuevo mapa. Quizá sea el punto de hervor que necesita para alumbrarse en la Argentina que viene. 

La multiplicidad de encuestas que surgen por estos tiempos tienen la relativa importancia de oficiar como generadoras de clima. Importantes son aquellas que se encargan pero no suelen ver la luz pública. Circulan en pocos despachos y sólo se deciden ponerlas en evidencia cuando algún dato favorece al tenedor de la misma. Una de ellas es la que poseen Alberto Fernández, Sergio Massa y Cristina Kirchner en sus oficinas. Y certifica el escenario actual de los tres tercios. Pero con números muy preocupantes para el oficialismo, tal como se adelantó en esta columna hace quince días. 

Por primera vez en el año, según este sondeo – se preserva el nombre de la consultora por las razones esgrimidas en el párrafo anterior – el Frente de Todos no llega al 20 (18,7%) por ciento de intención de voto. Allí Cristina Kirchner sigue siendo la dirigente más valorada del espacio con números que mantiene, mientras que, tanto Sergio Massa y Alberto Fernández no logran recuperar su imagen. Al contrario. 

El trabajo es de los primeros días de abril, antes del episodio contra Sergio Berni y de la determinación de Horacio Rodriguez Larreta. En el mismo, el nivel de indecisión trepa a casi el 32 %. La intención de voto de Juntos por el Cambio supera el 23%, mientras que el posible voto de la Libertad Avanza llega al 20,8%. Con estos números, se entiende por qué importantísimos empresarios de la Argentina ya dicen en privado que Javier Milei entra al ballotage y  habrá que ver contra quien se enfrentará. Lo dijo también Mauricio Macri este miércoles en la Rural. 

Dentro de la interna de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich (56%)se impone a Horacio Rodríguez Larreta (27%) con mucha claridad. Casi lo dobla. Mientras que entre Facundo Manes y Gerardo Morales alcanzarían el 15% de los votos de esa interna. 

Es una foto dentro de la larga película. En cualquiera de los casos, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio deben darse una política para con la irrupción de Javier Milei en el escenario. Siempre hay dispuestos en salir en auxilio del “ganador”. En eso están. Desde el peronismo bonaerense agitan posibles encuentros con el libertario. En Juntos por el Cambio intentan convencer al economista de las bondades de no llevar candidato a gobernador bonaerense. Le dicen que sería la mejor manera de no quedar pegado al discurso de aquellos que sostienen que podría ser funcional al kirchnerismo. 

Para entender la profundidad de la resistencia de Javier Milei a emparentarse con los K, hay que ir unos años atrás. Comienzos de la década del 2010 cuando un hombre muy cercano a Cavallo y a Eduardo Eurnekian, Guillermo Francos, presentaba una fundación basada en ideas liberales. Entre los presentes había representación de diversos linajes. En un momento pidió la palabra un joven, hasta ese entonces, poco conocido. “Hay que terminar con el Ku Klux Klan de los K”, dijo en tono eufórico. ¿Quién era? Javier Milei. En ese momento, alguno de los que hoy están en las cercanías del diputado libertario, se fueron ofendidos por sus palabras. 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Semana Santa Municipalidad de Tigre
Web Merlo Buenos Aires
Web Municipalidad José C. Paz

El Archivo

Buscá Noticias por fecha en el Archivo

febrero 2024
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
26272829  

Estoa artículos también te puede interesar!

Noticias Destacadas

A una semana de asumir como presidente, Javier Milei se encuentra ante el desafío de abordar la peor herencia que se recuerde en años....

Noticias Destacadas

La elección del domingo se parece al juego de los,tres vasos y la moneda. Te contamos por qué en este nuevo capítulo. No sólo...

Noticias Destacadas

Por Sebastián Dumont – Periodista Últimas horas de una era que termina. Cualquiera sea el resultado del domingo, Argentina ingresará en una nueva era...

Noticias Destacadas

Llamativa diversidad de análisis sobre qué va a pasar el 22/10 entre quienes manejan territorios, muestra que el escenario esta abierto. Desde el triunfo...