Connect with us

Hi, what are you looking for?

Noticias Generales

JAVIER MILEI puso en marcha el plan para conquistar el conurbano bonaerense, clave en su proyecto presidencial.

Javier Milei lee encuestas. En la mayoría de los sondeos que le acercan su imagen viene creciendo sin pausa, al mismo tiempo que también registra un alza en la posible intención de voto si fuera candidato a presidente en 2023. Lo que observan las consultoras de opinión no es muy difícil de constatarlo en la calle. En cada sitio al que concurre o visita despierta un interés más parecido al de una estrella de rock que a la de un político clásico. Si bien hace política, su principal activo es que lo sigan mirando como un disruptivo dentro de la actividad que ha perdido tanto prestigio, justamente, por la manera en la que se mueven los “políticos”. A los que Milei denomina “La casta”, término que ha recobrado mucha fuerza en los diálogos cotidianos. “Si voy a la segunda vuelta, soy presidente”, acaba de lanzar el economista libertario. Para que eso pueda ser real, hay un elemento clave. Se trata de conquistar la provincia de Buenos Aires y, sobre todo, el Gran Buenos Aires. ¿Cuál es el plan de Milei para el conurbano? Similitudes y diferencias con el fenómeno de Carlos Menem de 1988.
El enorme desafío que tiene Javier Milei por delante es cómo construir su candidatura presidencial sin desperfilarse de las adhesiones que lo trajeron hasta aquí. La primera asociación que despierta su figura es el de quien mejor supo interpretar el descontento de la sociedad civil con la política. En realidad, con los políticos. Pero la toma del poder requiere de un mecanismo complejo al que Javier Milei y su gente están abocados a construir.
La próxima semana saldrán a la luz los nombres de los dirigentes que formarán la mesa politica de la provincia de Buenos Aires. Estará compuesta por referentes “experimentados y con peso especifico en los territorios”, asegura Carlos Kikuchi, hoy coordinador nacional de la campaña, a quien Milei conoce de la década del ´90. Los responsables de este armado aseguran que cuando se conozcan los nombres será un impacto fuerte en las fuerzas políticas tradicionales. Es decir, en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio. La primera y tercera seccion electoral (el conurbano) estará en manos de hombres y mujeres con recorrido, afirman en las cercanías del libertario.
Dentro de este esquema que rodea y construye el sueño presidencial de Javier Milei, hay una figura clave: Karina Milei, su hermana. Sin experiencia previa en la política, se ha constituido, su trabajo, en un factor clave. Atrás de ella están las medidas más importantes que hasta aquí ha tomado el diputado. Por ejemplo, la decisión de sortear su sueldo todos los meses. Pero además, Karina es la que se encarga de imagen y puesta en escena de cada movimiento del “León”. De hecho, el propio legislador se muestra sorprendido de la manera en que su hermana ha aprendido a moverse en un mundo con sus reglas tan particulares.
El crecimiento de la figura de Milei es motivo de especulaciones de todo tipo. Incluso ha llegado a discutirse si adelantar o no las elecciones en la provincia de Buenos Aires es conveniente según lo que impacte su candidatura y quien lo acompañe en Buenos Aires. Para esa postulación ya tiene algunos nombres que por ahora guarda bajo siete llaves. Es cuidadoso por una razón elemental. La decisión que vaya a tomar debería afectar lo menos posible su principal capital que lo ha llevado hasta aquí. Será un equilibro necesario porque la pregunta que surge es ineludible. ¿Cómo se penetra el conurbano sin acordar y sumar dirigentes que conozcan el territorio? Y que además lo puedan garantizar, por aquello que las elecciones se ganan votando y contando. Nunca más vigente para explicar la realidad del Gran Buenos Aires.
A propósito del conurbano, hace unas horas llegó a manos del Javier Milei una amplia encuesta de aquellas que no suelen publicarse pero que, elección tras elección, muestran con mucha precisión el comportamiento de los bonaerenses en los distritos más populosos. Los resultados explican el comportamiento de los intendentes por estas horas. En ese sondeo, Cristina Kirchner sigue siendo la política con más adhesiones y en segundo lugar aparece Milei, por encima de Alberto Fernández y Horacio Rodriguez Larreta.
El devenir de su camino al 2023 tendrá muchas alternativas, como operaciones que buscarán ubicarlo en la lógica de cómo siempre ha pensado la política tradicional. Por algo que es elemental para cualquier proyecto de estas características. Nadie sale a la ruta sin saber cuánta nafta tiene en el tanque. No es un tema que hoy les preocupe a los libertarios convencidos que el sustento llegará en la medida que avance en la preferencias.
El impacto que provoca Javier Milei, más sus propias reivindicaciones a la figura de Carlos Menem y la década del 90, han impulsado comparaciones con la irrupción del riojano en el año 1988 cuando le ganó la interna al aparato de Antonio Cafiero con fuerte anclaje en la provincia de Buenos Aires. Primera similitud: A Menem no lo vieron venir, de Javier Milei muchos no creen que pueda llegar, es decir no lo están viendo venir. Quizá sea una de las notorias. Hay otras. Y al menos una salvedad. Pasaron casi 35 años. Son otros tiempos. Carlos Menem construyó su liderazgo dentro de una estructura partidaria concreta como el Partido Justicialista. En el camino, el rol de los partidos se ha deteriorado a punto de llegar a estos tiempos, donde primero se define el candidato y luego el partido por el cuál se presentará. El caso de Milei es emblemático. Su candidatura en la Ciudad llegó a correr riesgo por tener que acordar con quienes poseen sellos partidarios.
Por esa razón, el primer paso en este camino al 2023 es garantizarse el instrumento jurídico. En el búnker del economista aseguran que ya lo tienen en 20 de las 24 provincias. Una de ellas, es la provincia de Buenos Aires.
Todo esto sucede mientras en el Frente de Todos se agitan las internas al igual que en Juntos. El gobernador Axel Kicillof quiere ir por la reelección y seduce a los intendentes con el plan de obras 6×6. El miércoles estuvo en José C. Paz con alcaldes la primera sección electoral. Siempre se vuelve al primer amor. Mario Ishii fue de los primeros en impulsar su apoyo territorial en 2019 cuando Kicillof recorría con el Renault Clio la provincia. Ya electo, en una reunión en ese distrito, les dijo en la cara a los jefes comunales presentes que no serian parte importante de su gabinete. La realidad le dio un cachetazo. Hoy la provincia está en manos de la experiencia de jefes comunales como Martín Insaurralde, Leonardo Nardini y la influencia de Sergio Massa. ¿Se repetirá la historia? Por lo pronto, los barones hablan con todos, como siempre. Incluso, tienden puentes con Javier Milei, el gran misterio a descifrar. Y a neutralizar.
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

El Archivo

Buscá Noticias por fecha en el Archivo

diciembre 2022
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Estoa artículos también te puede interesar!