Connect with us

Hi, what are you looking for?

Noticias Generales

Análisis: Levantamiento de facto

limpia vidrio

Por Sebastián Dumont

Un día más en el conurbano. Aún resta una semana para la finalización de esta etapa de la cuarentena de casi seguro prolongación, pero el panorama real ha empezado a cambiar. Hay retorno de actividades informales más allá de los permisos para las actividades exceptuadas. A los semáforos volvieron, por ejemplo, los limpia vidrios. Eso sí, con barbijos. Los mismo pasa en los accesos a las estaciones ferroviarias donde se puede ver a los clásicos vendedores ambulantes quienes antes trabajaban arriba de las formaciones. En muchos aspectos hay, sin duda, un levantamiento de facto al que se le suman comercios de rubros que abren en los barrios más allá de si están o no habilitados.

La ansiedad por paliar la dificultad económica ante la falta de ingresos aceleró la circulación en el Gran Buenos Aires donde medir con exactitud la afluencia es, más que nada, una cuestión visual. Un ejemplo: en los ferrocarriles más allá de la cantidad de pasajeros que viajan a diario y se registra por la tarjeta Sube, no todos pasan las mismas por los molinetes ya que aún tienen dificultades para poder cargarlas. En los colectivos es más fácil de controlar la afluencia, pero las empresas provinciales empiezan a impacientarse por que los subsidios mensuales se demoran. De ello depende en gran parte, los salarios de los choferes. Las medidas de fuerza están a la vuelta.

La cuarentena que cumplió un mes de vida encuentra contradicciones en la puesta en práctica. De la teoría a la realidad suele haber mucha distancia que solo puede acortarse conociendo el territorio y despojándose de intereses particulares. Esto último es lo más difícil.

Hace una semana, el gobierno permitió que abran los corralones de materiales para reactivar la obra pública. Sobre todo la micro que puede hacerse en los barrios del conurbano. Ello significa ampliar una pieza o revocar una pared. Pero se da una paradoja. Se le pide a los vecinos que se queden en su casa y para aprovechar la estadía muchos decidieron hacer alguna refacción en sus humildes hogares. Sin embargo, van al corralón y no encuentran la materia prima esencial que son los ladrillos huecos. Problemas gremiales no permiten la producción ni la entrega. Ese tipo de material es el más buscado para estas tareas. Cada unidad de ellas cuesta cerca de 23 pesos y se necesitan 15 por cada metro cuadrado. Así como esta historia, son muchas las que se multiplican en el gran Buenos Aires. Ergo: Si en su casa es poco lo que pueden hacer llegó la hora de salir.

En este contexto se juega una disyuntiva importante: el alargamiento de la cuarentena se hace cada vez mas insostenible pero al mismo tiempo se prolonga el momento del pico de contagio. ¿Hubo una dureza exagerada tanto tiempo antes? La pregunta ya empieza a sonar con mayor fuerza en varios despachos locales, es decir en los municipios, quienes están al frente de 70 por ciento de los recursos sanitarios en la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, es a las comunas a quienes se les cae primero la recaudación propia. Hay intendentes que, aprovechando la situación real, salieron a recortar gastos de manera muy veloz demasiado por encima de lo que estuvieron ellos mismos dispuestos a recortarse de sus salarios bajo la “falsa y demagógica” premisa que con su mensualidad viven como único ingreso. Lo cual denota o lleva a preguntarse: ¿No era tan real que muchos alcaldes eran grandes administradores? Al primer mes de caída salen alarmados a podar todo lo que se pueda. ¿Todo? Muchas preguntas cuyas respuestas podrían originar presentaciones judiciales.

En la semana, una delegación de intendentes fue recibida por el gobernador Axel Kicillof. Las extensas charlas divididas por procedencia política giró sobre la necesidad financiera para afrontar la perdida de ingresos y, sobre todo, la mayor infraestructura sanitaria. Habrá 4000 mil millones para repartir de los cuales 3000 se distribuirán por los mismo índices actuales de la cooparticipación y el resto aun se está por definir la forma que se repartirá, aunque será a manera de préstamo que en algún momento tendrá que ser devuelto. Para muchos alcaldes el encuentro, muy extenso, tuvo gusto a poco. Pero también empiezan a entender que las relaciones políticas y de gestión entre la Nación y la Provincia a generar interferencias.

En la mayoría de las intendencias se da el mismo panorama: están seguros que los casos aumentarán pero por ahora el dato clave y alentador es la cantidad de personas que hoy están internadas en terapia intensiva por coronavirus. Claro, por otro lado hay intendentes que aceleraron la fabricación propia de ataúdes o incluso, alguno de ellos, ya consultó para comprar container refrigerados para almacenar cuerpos si es que fuera necesario.

Tampoco alcanza para seducir del todo a los intendentes los cambios que realizó el siempre activo Sergio Berni como ministro de Seguridad. De ahora en adelante los propios intendentes podrán tener más injerencia en la designación del Jefe de Distrito de la policía que compartirá poder con el Jefe de Investigaciones que sea designado en cada comuna. La diferencia no es sutil. Los jefes territoriales podrán designar a quien se encargue de la prevención pero no quien tenga que llevar por delante la investigación del delito. Es decir, la información donde además, también controlará todo lo vinculado a los delitos relacionados con la Droga.

Un experimentado dirigente de la provincia de Buenos Aires que gobernó muchos años sus distritos utilizó una frase de Jorge Asís para explicar estos cambios. “Son caramelos de madera espolvoreados con azúcar impalpable”.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement
Advertisement

El Archivo

Buscá Noticias por fecha en el Archivo

agosto 2022
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Estoa artículos también te puede interesar!