Noticias, Noticias Destacadas Página Principal, Ultimas Noticias

Secretos del libro de Alberto Fernández sobre la justicia que se gestó en el Conurbano y muy cerca de Axel Kicillof

 

Reforma Judicial. Acuerdo con los acreedores externos. Agenda de la pandemia y la pos pandemia. En medio de todo ello, este miércoles vio la luz el libro de autoría del Presidente Alberto Fernández llamado “La Justicia Acusada”. Su aparición ahora no es casual. Fue decidido así por el Jefe de Estado en virtud de la discusión que ya está en el Congreso para modificar la justicia federal y armar una comisión para estudiar otras variables. La obra, que recopila trabajos de varios autores ya estaba lista por lo menos un mes atrás. El trabajo comenzó a gestarse hace casi dos años cuando aún la idea de una posible candidatura presidencial de Fernández no estaba en la cabeza de nadie. El dato no pasa por alto, sobre todo para aquellos que aseguran que el único objetivo de esta movida es beneficiar a la ex presidente Cristina Kirchner. La historia la cuenta uno de los principales protagonistas: Federico Thea, actual Secretario General de la Gobernación Bonaerense y ex rector de la Universidad de José C. Paz, a la postre una especia de Think Tank del actual gobierno de Axel Kicillof. Pero como se ve, con ramificaciones importantes que llegan al despacho presidencial y cuestionan la teoría de proyectos independientes entre el Jefe de Estado y su vicepresidenta.

“El libro se venía trabajando hace bastante tiempo y se terminó de gestar a principios de este año, se decidió que saliera ahora en coincidencia con el debate que acaba de abrir el Presidente, en torno a ciertas modificaciones en la Justicia Federal. El “timming” es de la salida, pero es un libro que comenzamos a trabajar hace ya más de dos años con el entonces “profesor” Fernández”, cuenta Federico Thea ya agrega: “Lo recibí en la Universidad Nacional de José.C.Paz allá por el año 2018”. El acercamiento lo hizo Axel Kicillof quien había sido invitado a participar en el Grupo Callao. Cuentan quienes conocen esa historia que es allí donde Alberto Fernández quedó deslumbrado con quien era diputado. Es más. Así solía contárselo a los dos intendentes con quien más hablaba: Gabriel Katopodis y Juanchi Zabaleta.

“Axel me facilitó el contacto con Alberto, ahí se produjo un intercambio muy interesante con él, porque la primera vez que lo llamé yo no lo conocía, me atendió con mucha amabilidad, empezamos a intercambiar ideas, estuvimos como una hora al teléfono discutiendo cuestiones del poder judicial que a él le interesan desde hace mucho, esa no es una cuestión nueva. Se interesó mucho por unos programas de investigación que teníamos sobre el poderJudicial federal y ahí fue como el nos invitó a participar de un libro en el que él ya venía trabajando”, relata Thea con la certeza que la cabeza del ahora Presidente ya elaborada estas ideas mucho antes de la actual coyuntura.

El libro “trata de unir lo que fueron grandes problemas y grandes arbitrariedades que se cometieron en los últimos años en la Justicia Federal Argentina pero que tiene una historia hacia atrás de arrastre, que tal vez se intensificaron mucho en los años de Macri en el poder, con cuestiones estructurales porque si esas cuestiones pudieron suceder fueron porque hubo un diseño institucional que presenta ciertas problemáticas que hicieron posible que aparezcan estos problemas puntuales”, apunta quien fuera además un colaborador muy estrecho de Kicillof cuando este era Ministro de Economía de Cristina Kirchner.

Según Thea, Alberto Fernández está lejos de ser ese hombre que se muestra duro ante algunas preguntas de ciertos periodistas. Por su experiencia en este trabajo, “no deja de sorprenderme a cada paso porque, ahora ya siendo presidente, la verdad es que su capacidad de escuchar, de discutir y de argumentar. Siempre es oportuno discutir las instituciones de nuestra democracia, máxime del Poder Judicial, que es el poder que tal vez tiene menos control por parte de la ciudadanía”. El funcionario provincial habla pausado, suele cultivar el bajo perfil a punto tal que su actividad en las redes sociales fue impulsado por el equipo de prensa de Kicillof una vez asumidos en diciembre. Pero no se guarda nada a la hora de definir ciertas cuestiones. “La dirigencia política debería estar a la altura de las circunstancias y no atrincherarse en algunas banderas que no tienen sustento con los hechos y con los proyectos en sí mismo”.

La otra pandemia, la inseguridad.

La inseguridad en la provincia de Buenos Aires es un tema tan presente como el propio Covid. La integración de Sergio Berni es motivo de especulaciones diarias, pero también existe una mirada sobre los efectos del crecimiento del delito en la inacción de la Justicia. El libro de Fernández avanza sobre ello, sobre todo en el rol del Ministerio Público Fiscal. Allí hay un vínculo con el rol del Estado y de las fuerzas de seguridad en el combate del delito. Así que hay una cuestión vinculada con el rol que tiene que tener el ministerio público, con delitos económicos en una época de globalización y la sofisticación algunos delitos que a veces la Justicia no debidamente esta organizada para poder combatirlo, después si hay otro capítulo que tiene que ver con cuestiones más procesales del derecho penal”, explicó a este medio Federico Thea.

No podía estar ausente y quizá sea el punto que más se acerque a quienes sostienen la reforma judicial como avanzada para aliviar a Cristina Kirchner. Sobre ello, Thea cuenta que se aborda el “Uso político de las prisiones preventivas, la delación premiada o la figura del arrepentido y cómo se han mezclado y se han unido de alguna manera abusiva para perseguir a opositores, cosa que no había pasado nunca antes en la democracia Argentina y que de nuevo fue posible por un diseño institucional que evidentemente falló.  Tomamos algunos casos de criminalización de la política, como por ejemplo (la causa) dólar futuro o el memorándum del entendimiento con Irán. Y cómo se usaron las figuras de asociación ilícita y traición a la patria para criminalizar una política”.

Alberto, Axel y el “Albertismo” que no termina de nacer.

La aparición de Federico Thea en la portada del libro de Alberto Fernández arroja las siempre presentes interpretaciones políticas. Un hombre tan cercano a Kicillof, por ende a Cristina Kirchner, tan cerca del presidente. H

“Hay una famosa frase que están los hechos y después las interpretaciones quedan sujetas a cada uno”, se desentiende Thea y agrega: “Este gesto me parece que marca la personalidad de Alberto (Fernández), la humildad y la generosidad»

Por último, y mientras en la provincia de Buenos Aires se acelera la interna por la inseguridad entre la Nación y el gobierno Bonaerense, Federico Thea no deja de reivindicar la influencia de las nuevas Universidades que surgieron en el Gran Buenos Aires, cómo la de José C. Paz y tantas otras. Ahora son parte de la discusión nacional y marcan agenda en temas sobresalientes de la vida pública. Una historia del Conurbano que merecía ser contada.

5 agosto, 2020