Sin categoría

Análisis: La política del retrato.

La política se ha convertido en el arte de la interpretación de las fotos. Desde allí se envían mensajes y se intenta generar repercusiones. Es una manera ambigua de decir algo sin pagar el costo de tener que abrir la boca. En este último tiempo, la mayoría de los dirigentes políticos utilizan esta metodología. Daniel Scioli, Sergio Massa y Mauricio Macri son algunos de los que ponen en marcha ello. Sobre todo para dar indicios. Pero para dejar siempre la puerta abierta para retroceder si es necesario. La extraña aceleración de los tiempos.

El último fin de semana, Daniel Scioli puso en marcha una nueva operación para dejar claro que sus intenciones de ser presidente están intactas. Lo hizo al participar de un acto que se organizó de la agrupación La Juan Domingo, la más distante del cristinismo. Pero más allá de los discursos, la idea era mostrar en los diarios del día siguiente un Scioli en la línea de largada. A ello le siguieron las declaraciones de hombres cercanos que salieron a ponerle nombre y apellido al significado de la foto.

En el sciolismo especulan que sus posibilidades de llegar a 2015 como el candidato de la sucesión, es sin enfrentarse con el gobierno. Convertirse en el heredero natural por la realidad de los números que marquen las encuestas. Hasta ahora, los sondeos avalan esa idea. Lo que no está claro es si la lógica de quienes rodean a la presidente, e incluyo ella misma, quieren seguir ese camino. De todas maneras, guste o no, los caminos de Cristina Kirchner y Scioli están atados de manera ineludible.

El peronismo va tomando nota de los fenómenos sociales y políticos como pocos saben hacerlo. Una muestra de ello es que, cuando Scioli manifestó sus intenciones residenciales allá por el mes de mayo, la respuesta fue contundente. Desde gobernadores e intendentes salieron a cruzar esos dichos del gobernador. Ahora fue distinto. Aunque desde algún despacho oficial salió el pedido para castigar esta nueva acción, sólo pocos intendentes salieron de manera pública a castigar. Las solitarias voces de Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y Dario Díaz Pérez se escucharon ante un silencio importante del resto. Nadie ya quiere acatar órdenes de un gobierno que sólo ha prometido obras, pero por ahora nada ha mandado. Y los números mandan.

De todas formas, es poco entendible esa persistencia del cristinismo de arrojar o intentar al menos, al sciolismo a la vereda de enfrente. En la provincia de Buenos Aires es el único distrito donde tienen alguna posibilidad de ganar el año próximo las elecciones dentro de los distritos más importantes del país. Pensar en Scioli o Massa enfrente es asumir la idea de repetir la historia del 2009.

El caso de Sergio Massa es similar. El intendente de Tigre es otro de los que prefiere las fotos a las declaraciones políticas. Con ellas envía mensajes de manera permanente. Pero aún tiene un escollo que vencer: la confianza entre sus pares que finalmente se pondrá el traje de conductor de algo más que un municipio. En definitiva, su camino está también atado al de Scioli y el de Cristina Fernández. 

21 noviembre, 2012