Noticias, Noticias Destacadas Página Principal, Ultimas Noticias

San Miguel, el municipio que se puso al frente de la lucha contra el aborto.

inmediatamente con su Documento Nacional de Identidad.

inmediatamente con su Documento Nacional de Identidad.

 El próximo martes comenzará a discutirse en las comisiones el proyecto para buscar la despenalización del aborto. La polémica será larga y quizá nunca termine más allá del resultado legislativo. Hace algunos días, una multitud marchó a favor de la vida. En el día del niño por nacer. Pero lo interesante es la movida que desde la política del conurbano se dio para dicha movilización. Y no se agota allí. Los movimientos son mucho más amplios. Se trata de la estructura que conduce el ministro de gobierno bonaerense Joaquín De La Torre en el municipio que gobernó hasta hace un año atrás: San Miguel.

La postura de De La Torre es contundente con respecto al aborto. Ni siquiera amerita poner en escena el tema. Desde San Miguel encabeza la movida más fuerte si de aparato político y acciones de gobierno se trata, para dejar en claro la posición en contra de la despenalización del aborto.

“BARONES DEL CONURBANO”
En la movilización del último domingo se mostró ese poder que suelen tener los, muchas veces, mal denominados “barones del conurbano”. San Miguel fue el único municipio del gran Buenos Aires que aportó en masa y estructura para la convocatoria. El actual ministro de gobierno encarna el ala dura anti aborto en el gobierno de Vidal.
El actual intendente es Jaime Mendez quien reemplazó a De La Torre cuando este fue convocado desde el gobierno provincial. Es de estrecha confianza del ministro y fue de los que encabezó la columna de su distrito. A la hora de pronunciarse sobre el aborto es contundente: “Estoy en contra” dijo en varias oportunidades y además mostró en sus redes sociales una foto de la ecografía de su futuro hijo. La señal es más que elocuente.
Pero las movidas desde el municipio no se agotan allí. El responsable del área de salud es Pablo De La Torre, médico pediatra. Desde hace varios años puso en marcha un programa que apunta a la contención de la primera infancia. Y sostiene que, por el contrario a muchas voces, la mayoría de las madres en situaciones vulnerables deciden seguir adelante con el embarazo. La contención de ese proceso y los primeros meses de vida del niño son clave para el desarrollo futuro. Lo que no se incorpora allí, ya no podrá lograrse en los años sucesivos.
“Quisiera que juntos pensemos en esa mujer, cualquiera sea su posición social, que en un momento dado confirma la noticia de un embarazo no esperado y que tiene la firme intención de abortar. ¿Qué piensa? ¿Qué siente? ¿Cómo es el camino que la lleva o que la llevó hasta ahí?”, se interpela Pablo De La Torre.
Y agrega: “me ha tocado contener y acompañar mujeres que decidieron abortar y el postaborto es devastador. No conozco ninguna que haya mejorado su calidad de vida después de haber abortado. No hay ningún estudio que demuestre que una mujer mejore su salud emocional luego de abortar, ni siquiera en los casos de violación. Por el contrario, sí, están comprobadas sus secuelas psíquicas”.

DATOS CIENTIFICOS
Conclusión: no hay ningún dato científico que pueda garantizar que la vida de la mujer que decide abortar mejora. Al contrario. Y también es una falacia que en los sectores más humildes la situación sea peor. En esa línea, un reciente documento de los curas y obispos villeros, conocedores como pocos de la realidad del conurbano sostienen: “Nuestra opción es por la “vida como viene”, sin grises” y específicamente sobre el tema aborto sostienen: “la mujer sola o atravesada por la marginalidad encuentra en las redes de amor que se generan en nuestros barrios su ayuda y su esperanza, para ellas y sus hijos”.
Aún es más interesante cuando los curas dicen que “Algunos planteos de otros sectores sociales toman a los pobres como justificativos de sus argumentos. Se habla de la tasa de mortalidad por aborto de las mujeres en los barrios más pobres. Lo primero que hay que hacer en nuestros barrios es luchar contra la pobreza con firme determinación y en esto el Estado tiene las mejores herramientas”. Más claro es imposible.
Por ello, resulta interesante observar la evolución de esta situación que pone a un municipio del conurbano y a su estructura política al frente de la oposición para que el aborto sea legal. Nadie conoce mejor lo que pasa en estos sitios del Gran Buenos Aires que los intendentes. Para crear, pero sobre todo para derrumbar mitos. Este puede ser un caso concreto de ello.

Nota publicada en el diario La Prensa por Sebastián Dumont

30 marzo, 2018