Noticias, Noticias Destacadas Página Principal

Arrancó en Malvinas Argentinas el recambio de Concejales. La función teatral seguirá en continuado.

Los recambios legislativos siempre dejan cuestiones para analizar. Desde lo nacional a lo provincial para llegar a los municipios. Allí, donde radican los concejos deliberante cuyos debates cada vez están más lejos de la gente. Y la atención que se presta a lo que allí sucede es cada vez más tenue. En general, muchas veces se asemeja a una gran obra de teatro donde los actores interpretan posturas que en realidad poco tienen que ver con la realidad. Esta todo cocinado de antemano. Los oficialistas lo son por demás y los opositores, en algunos casos, cumplen la funcionalidad tratando que se note lo menos posible. Así, de esta manera empieza una nueva etapa. Algunos ejemplos cercanos en el siempre atrapante conurbano.

En Malvinas Argentinas se produjeron este miércoles la renovación  de la mitad del cuerpo legislativo. En esa conformación asumieron 6 concejales del oficialismo, 4 de Cambiemos y 2 del Frente Un País. La incógnita es saber cuánto tiempo se mantendrán unidos los bloques opositores y como se moverá el oficialismo que, por lo general, sus ediles son premiados o castigados según sus comportamientos. A los “opositores” muchas veces le resulta similar la situación. Pueden haber acuerdo de “gobernabilidad” que después se traducen en más o menos módulos. Siempre los que gobiernan tratan de elegir a sus rivales más dóciles.

Ahora, habrá una confrontación algo más clara ya que asumieron tres concejales de estrecha confianza del ex intendente Jesús Cariglino. Uno de ellos es Maximiliano que encabezó la lista y rompió con las versiones previas que decían que no iba a ocupar su banca. Lejos de ello. Se hizo presente a la espera de los silbidos que al final no llegaron. “Fue todo muy correcto” deslizó un dirigente presente en la ceremonia. Una duda es cuál será el accionar de la concejal de Cambiemos que ingresó por la minoría en la lista y responde a la UCR. Quizá arme bloque propio.

El que sí esta claro que, a pesar del PRO, es funcional al ejecutivo municipal es Néstor Marcote. Cada paso que da parece consensuado con el oficialismo. En ese escenario teatral que suelen ser los concejos deliberantes, tiene bien definido su papel. Gritar en un lado y estirar sus manos en el otro. Nada que no escape a un clásico de la política de estos tiempos.  Marcote perdió la pulseada para quedarse con la vicepresidencia primera. Ese lugar es para Andrea Roa, del Frente Un País.

El bloque Un Pais de Malvinas se muestra unido y tendrá la Vice 1

El bloque Un Pais de Malvinas se muestra unido y tendrá la Vice 1

En ese sentido, los representantes del Massismo pueden mostrar coherencia y unidad. A pesar de los embates y las ofertas de los primeros tiempos el bloque nunca se rompió ni se separó. Ahora parece que la historia continuará de la misma manera. Reasumieron sus bancas Mario Gualmes y Lucía Bonfatti. Además tienen representante en el Consejo Escolar y un embajador extra muros como es Marcelo Sanchez cercano al senador Carlos Caserio.

El oficialismo respaldo a Carlos Herrera para que siga al frente del Concejo. El hombre de Tortuguitas es una clara muestra de lo débiles que son las convicciones. En algún tiempo fue el primer candidato a concejal en la lista de Jesús Cariglino y por ende su reemplazo natural. Eran tiempos donde estaban todos juntos, allá por el 2003, donde incluso el ahora senador Luis Vivona  manifestaba en declaraciones periodísticas que Jesús Cariglino “era perseguido por la justicia por ser el mejor intendente de la provincia de Buenos Aires”. Imaginen que si en política una semana es mucho tiempo, ni hablar 14 años. Pasó mucha agua bajo el puente. Y otras cosas también.

Ahora la realidad muestra las mismas caras en lugares distintos. La puja de fondo sigue siendo la misma en Malvinas Argentinas. A pesar del impulso a las nuevas generaciones como la oficialista Sol Jimenez que cada día gana más protagonismo en el universo del gobierno municipal.

No muy diferente es la realidad en San Miguel. El lunes asumen los concejales que ganaron sus bancas el 22 de octubre, y la puja de fondo es la de varios años: De La Torre vs Franco La Porta. Uno es ministro provincial y el otro será concejal. Pero bajo esos nombres aún se mueve la política local con sus matices y actores de reparto.

Será interesante observar como se moverá la oposición y si La Porta puede conducir al resto de sus pares de Unidad Ciudadana. La interna del PJ local dejó una marca indeleble que, más allá de la unidad forzada, dificilmente pueda tener su correlato en el Concejo. Allí con el peronismo podría verse lo mismo que en la legislatura o el congreso. Un bloque más K y otro tratando de seguir la línea de los intendentes encabezados por Gustavo Menéndez. En uno estaría Juan José Castro y en el otro La Porta.

La presidencia seguirá en manos de Hugo Reverdito por el oficialismo quien mantiene la mayoría. Ruidos menores con concejales como Diego Belón que es de Cambiemos pero se muestra esquivo con el oficialismo local que también es de Cambiemos. Cosas raras. El ejemplo de Marcote en Malvinas pero al revés.

Por su parte, también el lunes en José C. Paz asumen los nuevos concejales. El oficialismo mantiene la mayoría aunque menos onerosa y por estas horas discute el presidente. Hay tres nombres: Roque Caggiano, Rodolfo Pino y José Pérez. Pero puede haber sorpresas. Se define en las próximas horas.

Una vez concluida toda esta movida, los concejales retoman sus actividades legislativas, de manera ordinaria, en el mes de Abril. Sí, leo bien. En abril. Hasta entonces.

7 diciembre, 2017