Noticias, Noticias Destacadas Página Principal, Ultimas Noticias

Opinión: “Tiempo de Descuento”

Por Miguel Ángel De Renzis-Periodista

En 1898 asumía la presidencia de Argentina Alejo Julio Argentino Roca. Durante los actos festivos del 25 de Mayo de 1901 pasaba desapercibida la fundación de un club en La Boca. Se llamaban a sí mismos River Plate, y nacía un 25 de Mayo de 1901.

Cuatro años después, durante la presidencia de Manuel Quintana que asumió en 1904 y se murió en el ejercicio de la presidencia en 1906, un 3 de Abril de 1905, en el mismo barrio, nacía Boca Juniors.

Mientras Roca y Quintana hoy pasan desapercibidos, River y Boca concitan la atención, no solo del mundo futbolístico argentino, sino también del exterior.

La Copa Libertadores de América, renegando de sus propios orígenes, se mudó a la capital de los conquistadores de América. Y para que no queden dudas, el partido se juega bajo el signo de la realeza: en el Santiago Bernabeu del Real Madrid.

Mientras nos entretenemos con el final de la Copa “Conquistadores” de América, se está jugando otro partido en tiempo de descuento.

Integración nacional o disolución nacional.

El país endeudado en más de 400.000 millones de dólares. 30% de pobreza. Más de seis millones de niños de 0 a 17 años mal alimentados, con poca educación y en el límite de la salud, lo que nos dará una juventud deficiente.

Un país sin defensa, con fuerzas desarmadas. Con infinidad de divisiones en los empresarios, los trabajadores, los políticos y los movimientos sociales.

Con 3000 marines ingleses en Malvinas, con una base china en Neuquén y una norteamericana más al sur. Con los rusos queriendo el puerto de Ramallo y el control del Paraná. Con una sociedad en conflicto e insegura. Con los medios de confusión masiva dedicándole horas a mostrar violadores, asesinatos, mujeres que se pelean con hombres y hombres que se pelean por hombres.

Entonces, de pronto, aparece el futbol como antídoto de una sociedad adormecida.

Y nos hacen creer que la Patria es una pelota. Y como al país le faltan pocas divisiones, le agregamos la deportiva.

El resto lo hacen la drogadicción, el alcohol, y los que no estudian ni trabajan.

Vivimos en la sociedad de los subsidios y no de la producción.

Abrimos las importaciones indiscriminadas y fundimos las Pymes. Estamos haciendo todo lo necesario para la disgregación nacional.

La balanza de intercambio comercial con el exterior en 1953 nos daba 306.000.000 dólares de ganancia.

En 1954, 47.000.000 dólares.

Y con el golpe contra Perón, cuando Aramburu nos hizo socios del Fondo Monetario Internacional, con la apertura indiscriminada de las importaciones, gastamos 243.000.000 más de los que ingresaron.

Para llegar a nuestros días con Macri, volver a repetir lo de Aramburu y tener un déficit en la balanza de 10.000 millones de dólares. Es decir, gastamos más en importaciones de lo que ingresa por exportaciones.

Perón sostenía que gobernar era crear trabajo. Los que le sucedieron, dictaduras y democracias, gobernaron con deuda.

Cada vez se hace más inviable la gobernabilidad.

El 15 de enero de 1951 el General Perón habló en la creación de la Escuela de Capacitación Política Sindical. Y entre las cosas que sostuvo decía que una clase trabajadora organizada vale por la clase de dirigentes que tiene al frente.

Para agregar que “el ideal justicialista aspira a tener organizaciones con dirigentes. El dirigente surge de las masas o de lo contrario es un dirigente que no dirige nada.”

Más adelante afirmaba “De nada valen hombres capacitados para dirigir con masas sin conciencia social para seguirlos, o masas con conciencia social sin dirigentes capacitados para conducirla.”

Como tantas veces Perón se anticipa a este presente.

Mientras la burbuja social de la protesta crece, hay ausencia de dirigentes para conducirla.

Y así tenemos una CGT con divisiones y tres CTA.

El 19 de abril de 1954 al inaugurar los cursos de adoctrinamiento en el salón de actos del teatro General San Martin, les dijo a los concurrentes “Compañeros y compañeras, es preciso en el momento en que estamos viviendo, volver a recordar los grandes principios que enarbolamos desde los primeros días de nuestro trabajo político en el país, es decir, un sistema que está tan distante de uno como de otro de los imperialismos dominantes”.

Era la reafirmación de la tercera posición.

Hoy, el nuevo imperialismo chino con el tradicional usurpador ingles y el reconocido de los yanquis, se disputan estratégicamente nuestro territorio. Y si bien los rusos perdieron la fuerza que tenían como Unión Soviética, y su buena relación con Videla y Viola, hoy siguen luchando para no perder presencia en nuestro territorio.

Esto no es declamativo. Es real.

Se necesita con urgencia repensar la Argentina. Es necesaria la creación de un frente nacional con una propuesta consensuada con la Iglesia, los trabajadores, los empresarios, las fuerzas productivas en general, el mundo del pensamiento intelectual, los movimientos sociales, las fuerzas armadas y los partidos políticos.

Es imprescindible el esfuerzo porque estamos jugando tiempo de descuento.

Porque la incultura nos invade. Porque nadie canta el himno nacional ni se pone de pie, y hablan de la Argentina como “este país”, en lugar de “nuestro país”.

Esta es una alerta ante el estado de descomposición.

Quizás no surta ningún efecto. La mayoría estará entretenida con River y Boca. Así somos y así nos va.

El que escribe ama el futbol y se ganó la vida muchos años como relator deportivo. Pero una cosa es la pelota y otra cosa es la Patria.

Lo que está en peligro no es el futbol. Es la Patria.

Y ya que hoy España está de moda, cerremos con Ortega y Gasset: Argentinos, a las cosas.

9 diciembre, 2018