Noticias, Noticias Destacadas Página Principal

Opinión: El militante y la revolución cultural»

Por Miguel Angel De Renzis- Periodista

de renzis

El peronismo tiene 74 años de vida. Nuestros padres fundadores, mayoritariamente, venían de expresiones liberales, salvo un minúsculo grupo proveniente del nacionalismo.

Eran radicales yrigoyenistas, socialistas, conservadores, anarquistas, comunistas, independientes y los ya mencionados que provenían del pensamiento nacionalista.

Eran liberales de derecha y de izquierda, aunque un sector conservador que se referenciaba con el viejo autonomismo, eran casi el opuesto en el pensamiento a los liberales.

En el ratito que gobernó Perón se produjo la mayor transformación social, industrial y económica de la historia contemporánea.

Pero no hubo tiempo para la batalla cultural.

Los hijos de los padres fundadores, los puros peronistas, mayoritariamente hoy ancianos, tenemos parte grande de la responsabilidad de no haber concretado el trasvasamiento generacional con la preparación de los dirigentes de encuadramiento para afrontar las proximidades del siglo XXI,

Pero de nuestros propios errores queremos resaltar hoy las grandes virtudes.

Primero honrando a la gloriosa Resistencia Peronista, nacida el 16 de septiembre de 1955.

Luego nuestra generación, las del 70, que junto con ellos fuimos protagonistas del «Luche y Vuelve».

Hace hoy 47 años éramos participes contemporáneos y activos militantes del REGRESO DE PERON. Pero todo fue muy corto, como premio a la larga lucha.

El Presidente Perón que asumió en septiembre de 1973 se inmortalizó el 1º de julio de 1974.

El 1º de Mayo Perón hablaba del MODELO ARGENTINO PARA EL PROYECTO NACIONAL, al inaugurar el periodo ordinario de las sesiones de la Asamblea Legislativa, y allí nos dejó como testimonio póstumo la revolución cultural.

El militante de hoy es la cuarta generación activa del peronismo, pero hace falta con urgencia retomar los cursos de adoctrinamiento y de preparación para el peronismo estratégico del siglo XXI.

Fracasado el sistema comunista y en crisis el capitalismo, llega el tiempo de la posición ideológica peronista.

La que habla de fusión de clases, con menos pobres y menos ricos. La que reconoce a una sola clase de hombres, los que trabajan.

La que aspira a la soberanía política para poder hacer la justicia social, pero que solo se logrará si la Argentina recupera la independencia económica.

El nuevo gobierno no podrá hacer justicia social porque Macri devolvió la Argentina al pre peronismo.

Y como primera etapa, otra vez, habrá que volver con urgencia al asistencialismo, que fue el primer paso de la Fundación Eva Perón en el camino a la justicia social que Perón nos legó.

En el tiempo de las crisis de los sistemas, nuestra América corre serios riesgos.

En Bolivia, mientras se hacía el golpe de estado, sospechosamente funcionarios salientes en el medio de la crisis, se comunicaron con Alemania para decir que se había caído el contrato para la producción de baterías de litio. Hoy se sabe que empresas petroleras norteamericanas financiaron el golpe. Y aquí viene una explicación: la comunidad europea que tiene ausencia de petróleo para autoabastecerse, tomó una determinación, que en menos de diez años todos los automóviles deben funcionar con baterías de litio y sin uso de combustible derivados del petróleo.

Bolivia tiene el 40% del litio del planeta. Le siguen Argentina y Chile con dos de las mayores reservas, después de Bolivia.

Y aquí se ve como Estados Unidos reconoce inmediatamente al gobierno de facto y los rusos, distraídamente, hacen una crítica muy suave.

El militante peronista debe estar preparado para entender que los chinos, que hoy son la primer potencia mundial económica, (aunque EE.UU sigue siendo la principal potencia militar del mundo), son un verdadero problema para el futuro de nuestro continente.

En épocas de Mao los chinos podían tener un solo hijo. Ahora se autorizó hasta dos. Pero desde entonces la transformación capitalista de China con amplio poder de consumo, hizo que cuando se fabrica un par de zapatillas, se piense en 1500 millones de habitantes, es decir, con un gran mercado interno.

Estados Unidos, cuando produce el mismo par, habla de 400 millones. Para los chinos, hacer 20 millones más de pares, distribuirlos por América Latina y fundir a las competencias nacionales, es un simple ejercicio de trabajo.

1500 millones reproduciéndose no solo no van a caber en su territorio sino que sí o sí se expandirán por el mundo.

Para eso necesitan combustible del futuro (el litio), alimentos, agua potable y zonas desérticas. La Patagonia argentina tiene una densidad inferior a un habitante por km2. Por eso la base china en Neuquen.

Es decir, el triunfo del capitalismo sobre el comunismo, tropieza con algo que no habían pensado, que Rusia y China hoy le discutan a EE.UU la conducción capitalista del mundo.

Perón nos habló de todo esto antes de que ocurriera, cuando nos marcó la tercera posición ideológica, distante de los imperialismos dominantes.

El militante del siglo XXI debe ser preparado para sobre una estructura sólida y como centro del Movimiento Nacional, impulsar con claridad mujeres y hombres esclarecidos en el peronismo estratégico.

Hace 47 años de la famosa trilogía de San Martín, Rosas y Perón, el único que se inmortalizó en la Argentina fue Juan Domingo Perón.

Hoy los tres descansan en suelo patrio y ya nadie se acuerda del ultraje sufrido, entre ellos la violación de la tumba del General durante el gobierno de Alfonsín.

Alberto Fernández será el presidente nº 50 de la Argentina y cuando entre a la Casa de Gobierno tendrá que saber que el primero elegido con el voto universal del varón y la mujer fue Perón, el verdadero padre de la democracia que le dio el derecho a la mujer a elegir y a ser elegido.

Y así tuvimos a la primer presidente mujer del mundo, María Estela Martínez, y a la primer mujer elegida como tal por el voto popular. Cristina Elizabet Fernández.

También tuvimos al primer presidente que gobernó sobre la totalidad de las provincias actuales, Carlos Saúl Menem, que terminó con el último territorio nacional, haciendo provincia a Tierra del Fuego.

Un día como hoy volvía Perón… No lo echemos.

Un día como hoy volvía Perón… Sigamos sus enseñanzas.

Un día como hoy volvía Perón… Porque le sobró el cuero, siempre le sobró el cuero.

Por una Patria justa, libre y soberana, preparemos al militante del siglo XXI, con el peronismo estratégico.

Ayer, hoy y siempre, Perón conduce.

Desde Darwin Passaponti, hasta el último de los caídos, marcaron la lucha del pueblo por romper con las cadenas de la dependencia.

Hagamos lo que hay que hacer.

17 noviembre, 2019