NOTA PRINCIPAL, Ultimas Noticias

Opinión: “El Mensaje”.

Por Miguel Angel De Renzis- Periodista

marcha de ayer

Hace 42 años, por la tarde y en Plaza de Mayo, el tres veces presidente argentino los echaba de la Plaza. La otra historia dice que se fueron.

Pero la verdad Perón dedicó su discurso a esos dirigentes “sabios y prudentes” en una clara alocución de respaldo al Movimiento Obrero Organizado.

Eso cuenta el relato histórico de un 1º de mayo de 1974.

Sin embargo, lo más trascendente ocurrió a la mañana de ese día, cuando el Teniente General como Presidente de la Nación Argentina inauguraba en el Parlamento el período de sesiones.

Le habló al oficialismo y a la oposición del MODELO ARGENTINO PARA EL PROYECTO NACIONAL, con lineamientos sólidos de lo que había que hacer. Y por primera vez habló de la batalla cultural, porque él sabía que se iba del planeta Tierra y que esa iba a ser la madre de batallas. Saber defender la ideología nacional tal cual fuera plasmada en la Constitución de 1949, primera en el mundo en hablar de los derechos humanos.

Perón les dijo aquel día a los peronistas en particular y a los argentinos en general, lo que había que hacer.

Pero, como lo hizo a lo largo de toda su vida, cómo había que hacerlo.

Y los propios y los extraños le prestaron la atención debida. Cuarenta y dos años después surge como un grito de la historia la necesidad de una Comunidad Organizada, se debate el modelo y no hay proyecto.

Por eso el Teniente General hacía hincapié en lo cultural.

El 29 de abril la anarquización de la dirigencia de los trabajadores en cinco centrales dio un salto de calidad: dejaron de lado las divisiones momentáneas y se manifestaron todos juntos.

Caló anunció la unidad definitiva de la CGT y Barrionuevo, que no estuvo, dijo que la unidad no corre ningún riesgo y que se hará.

En el monumento al trabajo, silencioso y olvidado, rendían culto multitudinario al hombre que no estaba, al sembrador silencioso, al pregonero de ilusiones y al realizador de la utopía. A 150 metros el edificio de la vieja Fundación y el de la CGT, por decisión de Evita.

Allí estaba las tres construcciones testimonios de los derechos del trabajador.

Y mientras los que no entienden bien la historia discuten cuánta gente había, y hasta resulta ordinaria la frase de Moyano que prefiere el olor a transpiración de los trabajadores al perfume de los empresarios, mientras los de la patria panelista discuten por televisión cuestiones superficiales, los nietos de los “cabecitas”, los descendientes del “aluvión zoológico”, los que Américo Ghioldi quería exterminar cuando dijo que “se terminó la leche de la clemencia” para justificar los fusilamientos, aquellos que la Unión Democrática trató de chusmas y que la fusiladora despreció de la misma forma, estaban allí, en un trasvasamiento generacional poco observado, pero real.

El subsuelo de la Patria de Scalabrini, reemplazado por los movimientos sociales. La anarquía de la dirigencia, superada por la unidad en la calle. El pueblo cesanteado pidiendo trabajo. Los descamisados, reemplazados por la rama de recolectores de residuos de Camioneros, un gremio activo y movilizado. Los viejos comunistas de la unión democrática y la fusiladora, mezclados con las masas sudorosas de los peronistas de siempre. Los radicales y socialistas, insatisfechos; caminando las mismas veredas los de ATE y los de UPCN.

Era una marea humana que conmocionó al pensamiento liberal.

Fue un aviso a los cuatro meses de gobierno.

En este día de los Trabajadores surge la reflexión de todos los tiempos. Hay un pueblo diferente después de Perón.

Por eso, en el silencio, cuarenta y dos años después, los que entendimos el mensaje de la revolución cultural sentimos la presencia activa de “Perón, Perón, qué grande sos”.

Gracias, General, por el MODELO ARGENTINO PARA EL PROYECTO NACIONAL”

Gracias, Coronel, por 120.000 obras públicas.

Gracias Teniente General, por la unidad nacional del retorno, por la convocatoria en Nino y por la tercera presidencia activa.

En el silencio, gracias com pañero Perón.

Este 1º de Mayo te pertenece a vos más que a nadie.

30 abril, 2016