Noticias, Noticias Destacadas Página Principal

Malvinas Argentinas: Luis Vivona deja atrás su bajo perfil y urde una maniobra en el PJ que podría entregar al massismo

vivona-acto-pj

Luis Vivona, el conductor político del oficialismo de Malvinas Argentinas, comenzó un proceso para dejar en claro quien es el que manda en el distrito. Ha cambiado de manera notoria su accionar y levantó el perfil como nunca lo había hecho desde que asumió su ex secretario privado, Leonardo Nardini. La estrategia que le sirvió para ganar las elecciones hace un año atrás parece haber quedado archivada y ahora el ex funcionario de Alicia Kirchner ya no resiste mantenerse en segundo plano. La primera muestra se dio el 17 de octubre donde encabezó el acto por el día de la lealtad, donde el intendente estuvo ausente. Tras ello, hizo publicar una serie de noticias que lo tienen como protagonista. La mayor interna se da en que Vivona es quien lleva adelante la maniobra de sumar a ex integrantes del espacio de Cariglino, lo que ha generado tensión entre los propios. Extrañamente, el jefe comunal ha bajado su perfil. La próxima maniobra es el PJ local, aunque podría terminar con una sorpresa y terminar en manos del massismo.

No debe ser fácil saber que se el el jefe y mantenerlo en el anonimato. La estrategia que llevó adelante Luis Vivona para ganar las elecciones del año pasado le dio resultado: sabedor que si él era candidato muy difícilmente pudiera ganarle a Cariglino, eligió hacer jugar a su secretario, Leonardo Nardini, joven y con declaraciones siempre cercanas a la “victimización”, lo que para muchos observadores, termina “garpando” en la política.

Pero ahora, a un año de aquello, la situación no parece ser la misma. Siempre Luis Vivona fue quien condujo la política del distrito. Pero se mantuvo en segundo plano. Ya no. Los acuerdos con los concejales los hizo él en persona. Y además comenzó el proceso de captación de los dirigentes que acompañaron a Cariglino. Esa estrategia está generando recelos en los propios, ya que muchos ven relegadas sus expectativas puesta en acompañar ese proceso político. Sin dudas, para Vivona esta acción funciona como una especia de “revancha” a quien fuera el intendente durante 20 años y al que él mismo no pudo ganarle en el mano a mano.

Pero la política es así. Y con el 2017 a la vuelta de la esquina, parece haber llegado la hora de levantar el perfil. ¿Eso es bueno o malo para Nardini? Sólo el tiempo dará la respuesta. Además de los vecinos que serán quienes evalúen la gestión municipal declarada en emergencia a menos de un año de haber comenzado.

La próxima maniobra que lleva adelante Luis Vivona es tratar de desplazar a Cariglino de la presidencia del PJ local bajo la excusa que el ex intendente se ha acercado a Cambiemos. Los mandatos del peronismo local son por cuatro años, y vencen a fines del 2017. El apuro se explica en la necesidad de mostrar un Cariglino debilitado cuando este ha comenzado a recorrer el distrito y los números de las encuestas lo siguen ubicando como un dirigente muy valorado por los vecinos de su distrito.

La jugada podría terminar en un fiasco. Ya que en el supuesto caso que Cariglino renuncie al PJ o puedan destituirlo – algo improbable – el proceso de sucesión desembocaría en la figura de Carlos Lumbreras, actual secretario general del partido, ya que la vice presidente era María Esther Brugos, quien falleció hace un tiempo atrás. Hoy Lumbreras trabaja en el Frente renovador de Sergio Massa y fue uno de los pocos que estaba cerca de Cariglino que no saltó de manera directa al oficialismo conviertiendose en un simple empleado del gobierno local.

25 octubre, 2016