NOTA PRINCIPAL, Noticias Destacadas Página Principal

Malvinas Argentinas: ¿Estrategia de Cariglino o de Nardini?

cff9f799-b731-4a4d-b6ba-bfda9ddf1321

Faltaban pocas semanas para las elecciones de octubre y en Malvinas Argentinas la batalla política entre el entonces intendente Jesús Cariglino y el Frente para la Victoria se ponía cada vez más intensas. Se sabia que la definición del comicio iba a ser muy cerrada y por ello, se encuestaba todo el tiempo desde el gobierno nacional y provincial, además de los cuantiosos fondos que enviaban para tratar de desalojar a quien había desafiado y ganado al cristinismo casi en soledad en el año 2011.

Entre tantas encuestas y análisis de opinión que había, uno de ellos llegó a la mesa de Jesús Cariglino y el resultado mostraba signos de interrogación importante. Cuando en los focus groups se le preguntaba a los vecinos la imagen del jefe comunal, esta era decididamente elevada, pero la incógnita surgía ante la consulta si lo votarían. Y allí muchos que lo tenían a Cariglino en consideración, se rehusaban a darle su voto. El principal motivo que surgió de esos estudios fue el enojo con muchos funcionarios de alto rango que desde hacía mucho tiempo ocupaban sus lugares. Todo un dato.

La historia que vino después es conocida. Leonardo Nardini el candidato K ganó las elecciones por menos de dos puntos y asumió la intendencia el 10 de diciembre. Su campaña y crecimiento político vino de la mano de quien es su conductor, Luis Vivona, quien intentara en dos oportunidades ganarle la intendencia a Cariglino y no pudo. Esta vez, cambio la táctica y apeló a una cara nueva para poder aprovechar la onda que se instaló de la renovación de la política. Historia que no siempre está acompañada de hechos reales y palpables.

En estas horas, algo de eso parece estar sucediendo. Desde que asumió la intendencia, Leonardo Nardini y Luis Vivona comenzaron a captar a muchos dirigentes y ex funcionarios de la primera línea de Cariglino. Los mismos que en las encuestas eran rechazados por la misma ciudadanía. Y además, en detrimento de los militantes propios que esperaban tener lugares mejores. El último y más resonante caso fue el de Jorge Lopresti, ex director de Servicios que se mostró con el intendente actual en un acto de su agrupación.

Es verdad, que una de las razones es la experiencia de la gestión que no es simple de encarrilar y mucho menos en los altos niveles que había dejado la administración anterior. Pero también la intención era mostrar que Cariglino, de a poco, se iba quedando sólo.

Muchos de los ex funcionarios justificaron sus charlas con el oficialismo al decir que Jesús Cariglino no los había llamado más. Quizá, a la luz de los acontecimientos, se trate de una estrategia para construir un espacio con aquellos que aún no entienden como el ex intendente perdió y muchos otros que se decidieron a hacer política a partir de este nuevo esquema en Malvinas que no los conforman. La movida se ve con las constantes reuniones que llevan adelante el diputado Hugo Oroño y el titular del Anses local Maximiliano Cariglino.

Las paradojas de la política. Mientras Nardini y Vivona vinculan a Cariglino con lo viejo de la politica. no han dejado de sumar a sus funcionarios más cercanos. Y por el contrario, Cariglino dejó que cada uno tome su camino como una forma de efectuar, finalmente, la renovación que necesitaba su espacio.

Por eso cabe preguntarse, ¿Estrategia de Cariglino o de Nardini? la respuesta, como siempre, la tendrán los vecinos de Malvinas Argentinas.

13 septiembre, 2016