Noticias, Noticias Destacadas Página Principal

La situación social del conurbano: Planes siempre los planes

 

foto feria conurbano

Por estas horas, en medio de noticias nada alentadoras de la economía y sobre el ajuste que ya está en marcha, vuelven a ponerse en agenda los planes sociales que el gobierno otorga y que podría reforzar. Esa situación golpea de manera directa en el conurbano donde sus intendentes saben que la realidad los obliga a reforzar la asistencia social. No es nada nuevo para este medio que ya lo viene alertando en sucesivas notas. Pero ahora se suman nuevos condimentos. Entre ellos la tensión con la Iglesia, producto de la discusión del aborto, pero que tiene su corleado en los territorios. El problema de Cambiemos es que nunca cortó un solo plan social desde el inicio de su gestión que reciben todas organizaciones políticas que nunca pretenderán que tenga éxito político.

En el 2016 se alertó en una nota de quien esto suscribe que “El cristinismo se va cerrando a sí mismo en un grupo cada vez más minúsculo y más de izquierda que lo conocido como el peronismo”.… “el macrismo sigue financiando esas organizaciones que buscan hacer caer al gobierno. Desde el Ministerio de Desarrollo Social no han cortado un solo plan y la intermediación de los mismos sigue en manos de grupos afines al gobierno anterior”.

En un distrito del segundo cordón del conurbano, de aquellos que supieron ser de lo más kirchneristas en su momento y hoy es gobernado por un intendente del PJ son muy claros. Allí cuentan con por lo menos 7500 planes de Argentina Trabaja, que es uno de los tantos programas sociales que había puesto en marcha el gobierno anterior desde el ministerio que manejó Alicia Kirchner. Al día de la fecha, ninguno de ellos ha sido eliminado, a pesar que la mayoría de los que reciben ese plan pertenecen a organizaciones ultra K.  Nadie podrá tildar de antidemocrático al gobierno de Macri. En cambio, los que lo catalogan de “gorila” y “ajustador” son los mismos que siguen recibiendo esos planes que, en muchos casos, sirven para financiar la política. Ahora con la feroz devaluación, es un barajar y dar de vuelta, pero con una realidad política diferente. El 2019 está a la vuelta de la esquina. El gobierno nacional y provincial está atrapado en una encerrona muy compleja de desarmar. No lo hizo antes, ahora es cada vez más complicado. Además vuelve a agitarse el fantasma de diciembre.

Es cierto que, en el contexto en que recibió Macri el país, donde el Estado se había expandido de una manera más que brutal, no era una tarea simple pasar la guadaña y eliminar todos esos planes de un día para otro sin que ello trajera severas consecuencias sociales. Pero a más de dos años y medio, llama la atención cómo los grupos más anti macristas se siguen financiando con el estado nacional. Y además, con aumentos incluidos.

El tema no es nuevo. Hace tiempo que se viene marcando esta situación donde el gobierno nacional e incluso el provincial habían cedido a sectores de la oposición el manejo de varios resortes del poder. Las críticas internas más duras en su momento recayeron sobre María Eugenia Vidal por haber cerrado un entendimiento con Sergio Massa, aun sabiendo que el líder del Frente Renovador será competencia de Cambiemos el año que viene. Pero si se repasan otras áreas del gobierno nacional, se encontrarán situaciones de sorprendente similitud.

Se podrá decir que al gobierno le conviene mantener a los sectores más duros del cristinismo vivos para contrapesar lo que la sociedad no quiere volver a repetir y se espanta ante la sola posibilidad del regreso de algunos personajes. Pero este juego puede resultar peligroso. Enfrente están dispuestos a todo, con tal de recuperar algo del poder perdido.

El nuevo rol de la iglesia mucho más crítico con el gobierno nacional lo palpó de primera mano María Eugenia Vidal cuando fue la Pastoral Social en Mar del Plata. El problema no es con ella, pero sí con Macri y su política. La herida de habilitar la discusión del aborto no cerrará tan fácil y ello se traslada a otros ámbitos. Por cierto, no hay que olvidar que en 2015 los párrocos jugaron un rol central para que gane María Eugenia Vidal la elección frente a Aníbal Fernández. Ahora ello está en veremos. Lo mismo que con el sector docente donde muchos de ellos se ofrecieron como fiscales voluntarios para Cambiemos y hoy están muy molestos.

El conurbano es la máxima expresión del conglomerado donde se puede mirar al resto del país. Los intendentes preparan acciones cada vez más fuertes para contener la demanda social. Desde la gobernación ajustan el diálogo con los jefes comunales, sobre todo del peronismo, para obtener ciertos consensos básicos cuando la situaciónn se profundice. No en vano, se la ha visto a Vidal recorrer despachos de intendentes peronistas pero antes pasar por fundaciones vinculadas a la Iglesia que trabajan desde hace muchos años en lo social. El acuerdo con el Fondo Monetario es muy duro en lo fiscal pero promete no serlo tanto en la mirada de los sectores más populares. ¿Alcanzará? o habrá otro diciembre de máxima tensión. Aún no está la respuesta completa.

4 julio, 2018