NOTA PRINCIPAL, Ultimas Noticias

La movida de Joaquín De La Torre es el comienzo de un reacomodamiento del peronismo en la provincia

Tras la nota en exclusiva con este medio, se tejen multiples especulaciones sobre cual será la próxima jugada de Joaquín De La Torre, el intendente de San Miguel, hoy con un pie afuera del massismo. En Cambiemos lo ven como un aliado y próximo integrante, aunque en el peronismo que florece de la mano de Juan Manuel Urtubey están seguros que el alcalde terminará en el peronismo del cual nunca se desafiló, más allá de presidir el partido Renovador en el orden nacional.

Ninguna duda que la movida de Joaquín De La Torre al declarar en El Embudo su cese en funciones dentro del Frente Renovador obedece a la mirada puesta en las elecciones del 2017, como paso previo al 2019.

El intendente tiene decidido – otro adelanto que dio en El Embudo – a terminar su tiempo como jefe comunal en este mandato. Y proyectar su figura hacia la provincia de Buenos Aires. Por eso, las elecciones intermedias pueden y deben convertirse en un escalón clave para ganar visibilidad y conocimiento público.

Una buena manera de hacerlo sería encabezando la lista de diputados nacionales el año próximo. El tema es donde. Convencido que viene una nueva etapa en el peronismo, sus lazos de siempre con Juan Manuel Urtubey alimentan la posibilidad de salir a construir ese espacio alejado del kirchnerismo hoy en descomposición.

De La Torre viajó varias veces a Salta durante su mandato y tiene estrechos lazos con el gobernador de esa provincia. Además, suele juntarse con el operador en Buenos Aires del salteño, Guillermo Piuma.

No en vano, en la entrevista, mencionó sus diálogos fluidos entre De La Torre, Gabriel Katopodis y Gustavo Menéndez. En círculos del peronismo se sabe que Urtubey lo quiere al intendente de San Martín en su armado, y lo mira con simpatía a Gustavo Menéndez, con quien trabaja un hombre muy cercano Jorge Brito, el dueño del banco Macro quien es un vínculo fuerte en la construcción de Urtubey.

Es bien sabida la relación de Urtubey con el banquero Jorge Brito. Es más, su relación con Isabel Macedo nació en una reunión de la familia Brito donde se conocieron.

Claro que esta maniobra de Joaquín De La Torre termina siendo funcional también a Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. Hay una línea dura que avanza con serios cuestionamientos al acuerdo con Massa. Para no apuntarle directo a Vidal lo castigan a Federico Salvai, el ministro de gobierno quien busca mostrar resultados políticos. Sus diálogos con el peronismo son con la idea de avanzar en acuerdos más equilibrados para no depender sólo de Massa.

En el gobierno de Vidal lo tiene como posible aliado y De La Torre no le escapa a la posibilidad de serlo. De ahí a pintarse de amarillo hay un trecho.

28 marzo, 2016