Noticias, Noticias Destacadas Página Principal, Ultimas Noticias

La grieta también se siente en el PJ bonaerense. No hay acuerdo de unidad.

intendentes reunidos

“Fernando (Espinoza) quería la mitad de los cargos con el 10 por ciento del padrón de afiliados del PJ Bonaerense, a esta altura esto se parece más a un capricho que a otra cosa”. La frase pertenece a un intendente que apoya a Gustavo Menéndez, mientras se aprestaba a cenar en un restaurante de la capital federal poco después de una jornada de mucha “rosca” donde ni hubo acuerdo para lista de unidad. Por ende, el 17 de diciembre habrá internas. Salvo que, de aquí al viernes puedan acercarse posiciones, que es cuando vence el plazo para las tachas y enmiendas.

Los intendentes “renovadores” llevaron a la oficina de José Luis Gioja – presidente del PJ nacional – una propuesta para llegar a la unidad. Le dijeron a Fernando Espinoza que estaban dispuestos a darle dos jóvenes titulares de consejeros, dos mujeres titulares y una suplente. Además le propusieron que los lugares para los gremios los definan los propios sindicatos y la secretaría general del partido para Verónica Magario. La respuesta del ex intendente de La Matanza fue negativa. Su petición era mucho más amplia. Además de buscar tres consejeros de la mujer, tres para la juventud y sobre todo la presidencia rotativa para Verónica Magario además de la titularidad del congreso partidario.

Ahora, el diálogo está estancado. Y aseguran que Fernando Espinoza sólo pudo armar en la primera y tercera sección electoral. Es más, el intendente de Moreno que había manifestado su apoyo al matancero, en las últimas horas habría decidido sumarse al grupo de intendentes que comandan Gustavo Menéndez y Martín Insaurralde. Ellos, además, son los que sostienen la presidencia del bloque en la cámara baja provincial para Julio Pereyra, jefe comunal de Florencio Varela que ahora recalará en la legislatura. Allí se reunió con Manuel Mosca. “Por ahora, no tenemos candidato a la vicepresidencia de la cámara” aseguraron a este medio desde la cena que se desarrollaba esta misma noche.

La grieta en el PJ está más firme que nunca. Todo indicaba que el candidato de Cristina Kirchner y los ultra K era el propio Espinoza. Lo cierto es que la ex presidente nunca se pronunció y les aseguró a los intendentes que la llamaron que ella sería prescindente. Al parecer, por la conducta de los alcaldes más cerca de ella, esto es real. Por caso, Jorge Ferraresi (Avellaneda) bajo el perfil y otros como el caso del camporista Juan Ustarroz (Mercedes) también se mantiene prescindente. Misma actitud para Mario Ishii a quien, erróneamente, algunos medios lo habían ubicado cera de Espinoza.

Lo cierto es que la realidad del PJ bonaerense va camino a una interna o a la posibilidad de una serie de impugnaciones para que sea intervenido. Esto habría dicho Espinoza quien ya sentía que iban por él la semana pasada. La idea de la intervención estaba más cerca de la postura de Eduardo Duhalde quien incluso había pensado en Mario Ishii para llevar adelante esa tarea de transición.

En el oficialismo miran la situación de reojo. Es verdad que las negociaciones por el presupuesto y el endeudamiento mostraron la predilección para dialogar con los intendentes “renovadores”. Pero mientras más desordenada este la oposición mucho mejor. La relación será intendente por intendente.

21 noviembre, 2017