Noticias Destacadas Página Principal

Josefina Kelly, que manejó las escuchas de la SIDE para Cristina, ahora está al frente del “orden urbano” en Mercedes.

josefina Kelly

Cuando la feroz pelea dentro de los servicios de inteligencia estalló y la ex presidente Cristina Kirchner decidió echar a Héctor Icazuriaga y Paco Larcher de la SIDE, asumió Oscar Parrilli y Juan Carlos Mena, este último vinculado a La Cámpora que empezó a tener fuerte influencia en la ahora llamada AFI. Para muchos pasó desapercibida la información del nombramiento de una joven militante camportista, muy cerca a Wado De Pedro, en la estratégica oficina de escuchas judiciales (OJOTA) que hasta ese momento comandaba Santiago Vila, hombre más próximo a Jaime Stiusso. Con la derrota del kirchnerismo, la joven militante pasó a cumplir funciones en la secretaria de control urbano en el distrito de Mercedes que gobierna Juan Ustarroz.

El control de los telefónos y sus pinchaduras siempre fueron un elemento apetecido por cualquier gobierno y mucho más por el kirchnerismo. Hasta la muerte de Néstor Kirchner, Paco Larcher, segundo de la SIDE era quien le llevaba todos los días las grabaciones de propios y extraños para el que ex presidente se deleitara. Cuando este murió, comenzó a cambiar la situación interna de La Casa y CFK, influenciada por Carlos Zannini (ahora escrachado en La Bombonera) armó con César Milani y Hugo Matzkin una Side paralela. El final de esta batalla se dio en diciembre de 2014 cuando se va Jaime Stiusso de la SIDE, días después que fueran echados Larcher e Icazuriaga. No fueron los únicos. Con ellos, pasaron a retiro a varios hombre de experiencia para ser reemplazados por novatos camportistas.

Entre ellos estaba Josefina Kelly, quien la pusieron al frente de la oficina de escuchas judiciales. Lugar clave si los hay. Por allí pasan todos los oficios de jueces y fiscales para interceptar líneas telefónicas. Y es bien sabido a esos pedidos a veces se “agregaban” algunos números más.

Kelly es muy cercana a Wado de Pedro y su llegada a la SIDE no fue del todo bien aceptada. De hecho, el fiscal federal Paul Starc hizo una denuncia por la demora en poner en marcha operativos para perseguir secuestradores. Más tarde, se pasó las escuchas a la órbita del ministerio público fiscal a cargo de Alejandra Gils Carbó, vinculada a Justicia Legítima, agrupación kirchnerista dentro de la justicia.

Ahora, la jóven Kelly encontró lugar en Mercedes, donde se supone que ya no escucha teléfonos pero si está encargada del área de control urbano, donde la seguridad es uno de sus ámbitos.

25 abril, 2016