Noticias, Noticias Destacadas Página Principal, Ultimas Noticias

Historia del conurbano: Economía o Seguridad. Amor o Espanto.

 

Economía e inseguridad. Ambos, en ese orden,  son los temas que más acucian a los habitantes del conurbano bonaerense y del resto del país. En el primero de los casos se puede multiplicar en varios ítems como inflación, falta de empleo, temor a perder el trabajo y, sobre todo, la sensación que los próximos tiempos no serán mejores a los actuales. Como sostuvo hace unos días atrás un representante de las Pequeñas y medianas empresas al decir: “tenemos la certeza que hoy estamos mejor que mañana”. En cuanto a la inseguridad, la problemática es tan añeja que y forma parte de la vida cotidiana y conforma una peligrosa idea de constumbre. En este marco global se construye, de poco, el escenario electoral donde la provincia de Buenos Aires será, una vez más clave, para la definición nacional.

De esos dos grandes temas, el oficialismo sabe que podrá apoyarse sobre la cuestión seguridad y no en la economía. La semana pasada María Eugenia Vidal inauguró una cárcel para jóvenes en Campana y marcó cuál es la línea del discurso en la materia, uno de los pocos ítems donde encuentra correlato con la política nacional y de la ciudad. Sin ir más lejos, el ministro de Justicia Germán Garavano anunció el envío del proyecto de ley para bajar la edad de imputabilidad a los menores. De estos temas le gustaría hablar al gobierno en tiempos electorales y no del dólar o la inflación.

Tarea difícil para Vidal que debe recorrer los municipios – ya completó dos veces la ronda de los 135 – donde la realidad golpea en materia social y económica. Allí la apelación oficial es sostener que entienden a aquellos personas que puedan sentirse enojados o angustiados. Creen que el hecho de  “decir la verdad” ya es un paso adelante. Y en ese contexto resaltan el plan de infraestructura como el “más importante en muchos años”. Es cierto. En el conurbano se hicieron y hacen obras de magnitud. Habrá que ver que prima a la hora del voto. Si el bolsillo de hoy o la calidad de vida del mañana.

Sobre esa premisa trabaja el peronismo. Consideran, con mucha razón, que sus chances crecen a medida que empeoran los indicadores económicos.  Y que la “verdad” de Cambiemos ante la “mentira” del pasado jugará un rol central. La gran cuestión para ellos es cómo lograr una oferta electoral monolítica. Este jueves en La Matanza, distrito emblemático, se intentará mostrar un camino de unidad cuando se realice el congreso del PJ bonaerense. En realidad no es nada excepcional y corresponde hacerlo por cuestiones de funcionamiento partidario. Sin embargo, servirá como platea para mostrar un avance. Se verán presencias que no son habituales en los conclaves partidarios de estos últimos años. Prometió su asistencia el intendente de José C: Paz Mario Ishii que mantiene diálogo abierto con Máximo Kirchner y Sergio Massa al mismo tiempo. Y fue el autor, varios mese atrás, de una frase tan popular como vigente: “Lo que nos va a unir   no será el amor sino el espanto”.

Los intendentes, parte fundamental del partido, insisten en la idea que uno de ellos sea el candidato a gobernador. Por ahora, las encuestas lo ubican mejor a Axel Kiciloff. Será por eso que Martín Insaurralde comenzó esta semana un raid de visitas a intendencias bonaerenses para afirmarse como el hombre de los jefes comunales.

Fue el propio Insaurralde quien, junto a Gabriel Katopodis, Juan Zabaleta, Mariano Cascallares y Juan Pablo De Jesús recibieron en una cena a Sergio Massa días atrás. El líder del Frente Renovador había llegado pocas horas antes de una gira por Córdoba. Conclusión: La unidad se puede dar si Cristia Kirchner decide o negocia no ser candidata. Allí Massa está dispuesto a ir a una PASO con otros candidatos y definir el postulante presidencial. No hay ninguna posibilidad que Massa comparta lista con Cristina Kirchner. Fin del comunicado. Lo demás será sólo materia de especulaciones, como la que ubica al tigrense como posible candidato a gobernador. Su estrategia es otra.

En tiempos donde la dupla Fernando Gray y Martín Insaurralde acaparan la atención del PJ bonaerense, habrá que reconocerle a Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y actual vice del peronismo provincial que fue un adelantado en la búsqueda de consensos entre los distintos sectores del campo popular. Un año atrás le criticaron que se reunía con Massa y al mismo tiempo dialogaba con Cristina Kirchner.

Los magros resultados de la gestión oficial obligan a Vidal a redoblar sus esfuerzos en la provincia. El peronismo debe hacer algo más que esperar los errores de Macri en materia económica. Al final de este camino se sabrá que fue lo que más primo: si el amor o el espanto.

20 febrero, 2019