Noticias, Ultimas Noticias

El Intendente de Merlo Gustavo Menéndez se manifestó en contra del aborto: “No puedo estar de acuerdo con eliminar a otro ser humano”

El intendente de Merlo Gustavo Menéndez se pronunció en contra de el aborto que se esta debatiendo en la Cámara de Diputados. Lo hizo a travez de una carta que publicó en las redes sociales donde habla de tres ejes centrales para fundamentar su postura. Aquí el texto completo que se titula: “Yo no voy a decir que si”

Desde hace varios días y probablemente como consecuencia de la enfervorizada discusión sobre la despenalización del aborto (siempre celebraré los debates, con argumentos, sin “chicanas” y conducentes a compartir conocimientos), tres ejes argumentales que diagraman mi postura vienen dándome vueltas. Es “largo”, pero la complejidad del tema no permite abordarlo en una frase.

El eje uno, la defensa de la vida.
Entiendo que la salvaguardia del equilibrio en la naturaleza pasa por el respeto a la vida, en particular la vida humana. Cada especie tiene un acervo genético único (cantidad de cromosomas, forma, etc.) que lo define como tal. Cada individuo de una especie, a su vez, tiene una combinación única de genes.
Por lo tanto el resultado de la reproducción sexual entre dos individuos de la especie humana, es humano por composición genética y un nuevo individuo, pues es diferente a cualquiera de sus progenitores.
Por lo tanto, no puedo estar de acuerdo con eliminar a otro ser humano. Ningún ser humano puede decidir sobre la vida de otro, sentaríamos jurisprudencia sobre la capacidad unilateral de decidir quien vive y quien no, de acuerdo a características definidas solo por quien tenga el poder de decidir.

El segundo eje tiene que ver con la defensa de la mujer como persona vulnerabilizada frente a ciertas situaciones. En un embarazo no deseado, ambos progenitores son responsables, en materia de prevención ambas partes tienen igual deber (cuidar al otro). Pero ninguna de estas falencias que tenemos como sociedad y como individuos se resuelve atacando la consecuencia. Con el aborto tampoco se resuelven la pobreza, ni la falta de educación (de la cual son víctimas hoy nuestros niños y jóvenes), ni la “cosificación” de las personas, ni tantas otras cosas.
Debido a mi trabajo y responsabilidades a cargo no puedo dejar de pensar que atacando los síntomas no curamos la enfermedad.
Y los paliativos de esos síntomas son cuestiones mas urgentes y que están muy a nuestro alcance:
A cuántos conocidos que sabemos que “no se cuidan” los concientizamos?
A cuántas farmacias que venden ilegalmente pastillas denunciamos?
Si conocemos un lugar clandestino para abortar ¿lo denunciamos?.
Da un poco de miedo comprometerse con cuerpo y alma para salvar vidas.
En salud pública, ningún proceso de mejora comienza con la muerte.

El tercer eje tiene que ver con una cuestión política. Históricamente los países “desarrollados” han intentado la disminución de las tasas de natalidad de los países “subdesarrollados” por varias razones:
* sus políticas neoliberales que desbordan de individualismo, los han llevado a ser poblaciones envejecidas, sin sangre joven (lo contrario a América Central y del Sur, a África).
* los recursos naturales son limitados, y en esos países los han mermado crecientemente en forma reciente y casi criminal.
El aumento de la población “tercermundista”, desde su perspectiva, los pone en riesgo de desabastecimiento.
* para quien no detenta tecnología o recursos materiales, ser superiores numéricamente puede ser su salvación frente a un conflicto.
Todas estas cuestiones están mucho mejor explicadas por Eduardo Galeano en Las Venas abiertas de América Latina
Los invito a leer:
https://apuntesdedemografia.com/2012/10/08/eduardo-galeano-y-el-control-de-la-poblacion/

Hay manipulación mediática también en cuanto a este tema.
También los invito a leer a Chomsky (Diez estrategias de manipulación) para correr las telas de araña que no nos dejan ver bien

(https://culturacolectiva.com/estilo-de-vida/10-estrategias-de-manipulacion-segun-noam-chomsky/).

Y luego a charlar entre nosotros todo lo necesario. Que no nos roben la sabiduría con la que nacemos.

Comparto con ustedes un trabajo realizado por una bióloga argentina como un documento más para sumar al debate y para fijar claramente mi posición sin por ello dejar de respetar todas las miradas.

13 junio, 2018