Noticias, Noticias Destacadas Página Principal

De La Torre ya recorre la provincia y alimenta las especulaciones sobre su jugada.

Desde que anunció en el El Embudo que dejaba de prestar funciones políticas dentro del Frente Renovador, muchas especulaciones se tejieron en torno a cuál era y es la estrategia del intendente de San Miguel Joaquin De La Torre. La misma se cierne en distintos gestos que va mostrando, los cuales, muchos de ellos, están en línea con el gobierno provincial al que no deja de elogiar por ser diferente al anterior en temas tan simples como a veces difíciles de poder hacer: cumplir la palabra. En las últimas horas De La Torre hizo una nueva muestra de sus movidas donde se lo ve recorriendo la provincia de Buenos Aires y visitando intendentas de distinto signo político.

“Se tejen muchas especulaciones sobre lo que voy a hacer porque muchos aún no entendieron cuál es la jugada”, suele decir el alcalde cuando le preguntan por sus acciones políticas. Como la política es gestual, hay que seguir de cerca los gestos. Primero su salida del Frente Renovador, que esta semana ratificó en varios medios, luego los elogios a Vidal y más tarde la tarea de conversar con los intendentes bonaerenses. Hay un armado que puede ser usufructuado por un sector del peronismo que no necesariamente incomode al macrismo bonaerense.

Dias atras, trascendió que el intendente de Chascomus se había reunido con la gobernadora Vidal a instancias de un acercamiento que hizo De La Torre. Luego, el viernes estuvo en Trenque Lauquen para visitar al jefe comunal de allí. Antes había hecho lo propio con el intendente de San Antonio de Areco. También en el fin de semana el intendente de San Miguel estuvo en Bahía Blanco y Mar del Plata, para cerrar su gira por Chascomus.

A ello hay que sumarle que De La Torre no pasa más de dos días sin visitar a algún ministro provincial o nacional. Está convencido que es una oportunidad de oro para que a San Miguel lleguen obras que se frenaron durante el enfrentamiento con el sciolismo.

En el gobierno provincial lo tratan como uno propio. Lo consideran del equipo. Y se lo hacen saber hasta a los propios concejales del Pro que se desvían de ciertas cuestiones importantes en el concejo Deliberante. Puede dar fe uno de ellos que recibió la reprimenda de un funcionario provincial por no haber votado a favor la rendición de cuentas de Joaquin De La Torre del año 2015. Solo un ejemplo.

Si hay algo que está claro. A pesar de justificar su salida del massismo diciendo que se va a ocupar cien por ciento al distrito, De La Torre tiene la mente puesta en la provincia de Buenos Aires, cuya primera escala sería el 2017. O quizá antes.

14 mayo, 2016