Sin categoría

Con los números en la mano, Kirchner giraría su estrategia ante el riesgo de quedarse sin nada.

kirchner_en_santa_cruz

Néstor Kirchner hizo un gesto claro para girar sus intenciones políticas. Si bien las maniobras para instalar que puede ser candidato a presidente y llegar al 40 por ciento siguen, la realidad diría otra cosa. Los verdaderos sondeos le auguran una futura derrota en segunda vuelta. Además no encuentra eco en el resto del peronismo para que lo enfrenten en una interna. Y su idea de ser candidato a Gobernador de la provincia de Buenos Aires no conforma a los intendentes. Esa sería la razón por la cual este viernes dijo que volvería a Santa Cruz a hacer política. Su provincia natal en las próximas elecciones podría quedar en manos del radicalismo si no hay un candidato fuerte.

 

El hecho político de la semana lo dio Néstor Kirchner. Su habilidad para marcar la agenda es admirable. Por eso el comentario que realizó en el acto de Santa Cruz junto a 14 gobernadores, no pasó desapercibido. Dijo que volvería a fijar domicilio en Santa Cruz. ¿Para qué, si no es para competir electoralmente?

Hay un dato de la realidad: Santa Cruz pude ser ganada por los radicales. Y ante un escenario de derrota nacional el kircherismo se quedaría sin “su lugar en el mundo”.

Las especulaciones con esta declaración están a la orden del día. En la intimidad Néstor Kirchner tendría claro que para él sería muy difícil repetir como presidente. Además se abrió una interna con Cristina, a quienes muchos sondeos la muestran mejor. Pero no alcanzaría.

De allí que la idea que atribuyen a Daniel Scioli recobre fuerzas. El gobernador de Buenos Aires imagina un desprendimiento de generosidad del kirchnerismo, hasta ahora inédito, y que con los números en la mano, lo designen candidato a presidente. Los dichos de Kirchner en Santa Cruz abren una luz en este sentido.

Además si Kirchner se va a Santa Cruz descomprimiría la relación del peronismo federal con el Partido Justicialista. Incluso volvieron a rechazar el convite que hizo el titular del PJ para que participen de la interna. Fue en el acto por el natalicio de Perón.

También se cae la especulación de una probable candidatura de Kirchner para reemplazar a Scioli en Buenos Aires. El peronismo de la provincia no está de acuerdo con esta idea, que incluso alentó la propia Hebe de Bonafini.

De todas maneras, las cartas de Kirchner no están todas en la mesa y puede sorprender. Hasta ahora va mostrando apenas una punta. Pero en política ningún dicho es inocente y casual. En este caso tampoco. Se verá. Sólo en tiempo y la cabeza de Kirchner tienen la respuesta.

9 octubre, 2010