NOTA PRINCIPAL, Noticias Destacadas Página Principal

Cómico y desesperado intento k de despegarse de José Lopez

image

La detención del ex secretario de Obras Públicas José López cuando intentaba enterrar una millonaria  suma de dinero en un convento de General Rodriguez disparó un intento desesperado de la mayoría de los dirigentes vinculados al Kirchnerismo para despegarse y condenar la corrupción. Se parece más a una tomada de pelo que a otra cosa. Es cierto que no todos los integrantes de un espacio político tenían que ver con los manejos de la plata, pero todo esto no es nuevo. Y muchos sabían de cómo era la operatoria K para acceder a la obra pública. Varios intendentes fueron beneficiario de ello. Y también llamaron a votar en octubre pasado a una lista donde estaba, no sólo López, sino incluso Julio De Vido. Ahora es tarde para arrepentimientos.

Julio De Vido y José López fueron los interlocutores preferidos de los intendentes K durante el gobierno anterior. Todos, sin excepción, sabían como eran las reglas de juego. Cuando había que poner de los anticipos para que las obras caminen. Esto lo hacían empresas que proponía el propio gobierno y en otros casos, dejaban a los jefes territoriales que eligieran alguna de ellas. Una de las oficinas donde se cocinaban las cosas era en la de vialidad nacional.

El increíble intento de condenar la corrupción ahora con las evidencias a la vista, resulta sorprendente, pero esperado. La mayor porción de los que ahora repudian, ganaron sus distritos en la lista K o fueron electos para otros cargos. Podrán decir lo que quieran, pero la mancha de alquitrán que desborda a la década K no se limpiará con la emisión de una cadena de guita en las redes sociales.

Por su puesto que no todo es lo mismo, y la cadena de responsabilidades siempre es diferente. Ahora negar que sospechaban que existían las acciones es muy relativo. Y hasta engañoso. Era vox populi el mecanismo que emanaba desde el ministerio de planificación.

La idea de mostrar indignacion es poco creíble. El relato de la épica K sirvió para acumular riquezas incontables producto de la corrupción. Es lo que quisieron esconder bajo el lema de nacional y popular. Son muy pocos los que dijeron las cosas a tiempo.

Este debate abre varias preguntas. Los K dicen que por un par de corruptos no puede invalidarse un modelo político. Es falsa la premisa. El Kirchnerismo fue un modelo de acumulación económica que pudo hacerse producto de generar un relato que impacto en la sociedad y adormeció a gran parte de ella bajo la creencia que vivían mejor porque accedían a ciertos consumos. Mientras tanto saqueaban el país.

No hacía falta ver los bolsos de plata de López para saber que la corrupción K sumió a la Argentina en el retroceso. Sobre todo en el cultural. Ahora despegarse de ello, es tarea difícil. La sociedad argentina tiene la responsabilidad de ponerse los pantalones largo y dejar de mirar por una vez, el corto plazo. Sobre todo porque el método k no se ha terminado. Aún resiste en varios estratos del estado.

14 junio, 2016