Noticias, Noticias Destacadas Página Principal

Análisis: «Paolo y nueve mil botellas»

Por Miguel De Renzis

El Presidente Alberto Fernández goza de la suma del poder ante la crisis. Según las encuestas, el 93% aplaude las decisiones preventivas del Presidente de la Nación.

Por lo tanto, imagino que lo que vamos a detallar debe corresponder a ese 7% de la sociedad egoísta, individualista, capitalista, y cuyo principal objetivo es el poder económico y no el bienestar humano.

El Grupo Pegasus es dueño de Farmacity, una cadena de farmacias con sucursales de alta facturación, que escondieron el alcohol en gel. Un allanamiento del AFIP en sus depósitos de Chacarita permitió descubrir la maniobra.

Vamos 9.000 botellas para atrás.

El Licenciado Mario Quintana, que fuera vicejefe de gabinete del gobierno de la ceocracia macrista, es el formador del grupo dueño de Farmacity.

Cuando asumió el gobierno dijo tener 65 millones de pesos, 8 propiedades, 3 autos y acciones en las siguientes empresas: YPF, Grupo Clarin, Banco Santander, Tenaris, Grupo Galicia, Petrobras Argentina, Siderar, Banco Macro, Transporte de Gas del Sur y Pampa Energía que entre otras cosas es dueño de Edenor.

Cuando se fue del gobierno, veinte días antes, dijo haber vendido por 15 millones de dólares las acciones de Farmacity y del Grupo Pegasus. Se trata de creer o no.

Con ese grupo de inversión Mario Quintana hizo de las suyas en Musimundo cerrando parte de las 254 sucursales, echando trabajadores y luego vendiéndola.

Mientras estuvo en el gobierno de Macri, con todo el poder de su jefe Marcos Peña y el mismo que él tenía, siguió siendo durante dos años y medio presidente de Farmacity.

También manejó el negocio de los Helados Fredo con el mismo grupo de inversión en el año 2000, en pleno gobierno de Fernando De la Rua  inventó Argentina Reality Group, y se asoció con Goldman Sachs, Amerant Banking, Centaurus Capital, Equipy International, para seguir haciendo negocios en la Argentina y en el mundo.

Sea o no el dueño actual, la empresa que él creó y el grupo que presidió, escondió alcohol en gel para los argentinos.

El otro caso es la del italo argentino más rico del país, Paolo Rocca que, amparándose en contratos de obras en construcción que estaba efectuando para empresas privadas, y que obviamente se paralizaron, decidió echar a 1450 trabajadores.

Según este milanés, nieto del fundador, se ampara en el acuerdo con la UOCRA que dice que cuando se paraliza una obra, se cae el contrato.

Paolo se encuentra entre los 300 millonarios del mundo, y es la primera fortuna argentina con 4.900 millones de dólares propios.

Su grupo maneja 48.000 empleados distribuidos en sus empresas en: Argentina, Italia, EE.UU., China, Canadá, Gran Bretaña, Brasil, Chile, Portugal, Méjico, Japon, Rumania, Uruguay, Colombia, Guatemala, Noruega, Irlanda, Singapur, Indonesia, Liechtenstein, Islas Virgenes Britanicas y Venezuela.

Pero aquí no puede sostener 1450 trabajadores. NO ES CREIBLE.

Farmacity, que fue creada en 1991, tiene 6500 empleados en sus 300 filiales. Y NO TENIAN ALCOHOL EN GEL DISPONIBLE.

El abuelo de Paolo, terminada la segunda guerra mundial, se radicó en la Argentina. Se instaló en Campana y fundó Dálmine Siderca.

Creció y se desarrolló durante el peronismo y fue presentado por Di Tella a Perón y éste le encargó la construcción del primer gasoducto.

El hijo del fundador, y padre de Paolo, creció con Martínez de Hoz. Paolo con los gobiernos democráticos es el principal productor de acero y se quedó con SIAT, la primer fábrica de tubos sin costuras del Grupo Di Tella.

Paolo y Quintana seguramente pertenecen al 7% de la población.

Y mientras Mauricio Macri juega al golf y se muestra en las redes violando la cuarentena y pide por los argentinos que están en el exterior, porque los supone sus votantes, el sufriente pueblo argentino acata la orden mayoritariamente en silencio, con preocupación, pero también reconociendo lo acertado de las medidas del Presidente Alberto Fernández.

Los que creen que el dinero todo lo puede, se asustan porque ven desmoronarse su poder, se derrite también el poder mediático.

Ahora los defensores del liberalismo misteriosamente se preocupan por el sufrimiento de los marginados. NO SON SINCEROS. Se preocupan porque la crisis de la pandemia les hace perder el poder de acumulación. LE TIENEN MIEDO A PERON, CUANDO SENTENCIO: EL HOMBRE VALE POR LO QUE ES, Y NO POR LO QUE TIENE.

Alberto Fernández, ejerza el poder que el pueblo le dio. Sea inflexible con los miserables sociales y asustados económicos.

El pueblo unido triunfará.  Cuidémonos porque nadie nos va a cuidar.

Entendamos que a mitad del siglo XX hubo un pensador que nos pidió LA COMUNIDAD ORGANIZADA.

El pueblo tiene que organizarse para resistir las dos epidemias, la del corona virus y la de los miserables.

29 marzo, 2020