Noticias, Noticias Destacadas Página Principal, Ultimas Noticias

Alcance y consecuencias del guiño de Alberto Fernández a los intendentes por sus reelecciones.

alberto f e intendnetes

Por Sebastián Dumont

“La Argentina es ese extraño lugar en donde mueren todas las teorías”, la frase pertenece a Cristina Fernández de Kirchner en su reciente carta cuya exégesis se ha multiplicado como en pocas misivas. Sin embargo, sirve para describir un momento muy particular que vive el país e incluso se podría sumar otra aseveración: “ninguna norma o ley es lo suficientemente contundente para que no pueda ser modificada según los tiempos políticos”. Esto último no le pertenece a la ex presidente sino a quien esto escribe. Y en esta última semana, a la luz de los acontecimientos, bien podría ser utilizada para explicarlos. El reciente fallo de la Corte Suprema en el caso de los traslados de jueces es un ejemplo, como también lo es el guiño que Alberto Fernández le dio a los intendentes bonaerenses para saltar el impedimento de ir a la búsqueda de una nueva reelección.

Trascendió que, luego de un acto en Avellaneda, el presidente de la Nación les dijo a los jefes comunales del peronismo allí presentes lo siguiente: “Después se habla de las reelecciones sí o las reelecciones no, yo digo que si hay funcionarios que por una cuestión de cercanía son controlados, son los intendentes. Cuando un intendente es (elegido) dos o tres veces, es porque los vecinos lo votan y quieren que siga siendo intendente. Y nosotros no podemos ir en contra de la voluntad popular”. Más claro imposible. Es lo que estaban esperando los alcaldes para avanzar en una estrategia que ya había comenzado a pensarse en diciembre de 2019. 

“Ahora hay un guiño en el más alto nivel político, algo que no había sucedido antes. Si lo dice Alberto Fernández ahora por su tensión con Cristina Kirchner y La Cámpora, es su tema”, arroja uno de los intendentes presentes en el almuerzo que tuvo a Jorge Ferraresi como anfitrión. Al tiempo que reconoce que ya se había hablado de ello en Lomas de Zamora la semana pasada tras un acto vinculado a la seguridad. De hecho, el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense Federico Otermín, del riñón de Martín Insaurralde se mostró en la misma línea que Fernández. “La manera más clara de limitar las reelecciones es el voto popular”, dijo el joven dirigente. 

Le ley que limita los mandatos para los jefes comunales se votó en 2016 por impulso de María Eugenia Vidal y apoyo de los legisladores que respondían a Sergio Massa. El argumento que toman los alcaldes es que cuando se reglamentó la norma ellos estaban transitando su mandato y no se puede legislar hacia atrás. Es ese punto que pensaban llevar a la justicia, idea que vienen macerando desde hace varios meses y que fue adelantada en este medio en varias ocasiones. Ahora encuentran un argumento político en el apoyo de Fernández para avanzar un paso mas allá y buscar la modificación o derogación de la norma desde la política y no la justicia. Es decir, con votos en la legislatura. 

El inicio de esta nota es con una mención a la carta de Cristina Kirchner. Esas líneas han pateado el tablero y pusieron en superficie tensiones internas que ya eran inocultables. ¿Se ha sumado Máximo Kirchner a la distancia con el jefe de Estado? La expresión de Alberto Fernández con relación a las reelecciones de los intendentes puede ser leído como una afrenta en esa línea. Mucho se ha dicho sobre la intención de La Cámpora de avanzar en territorios gobernados hoy por los barones y neo barones del conurbano. Es verdad que en sus cercanías reconocen que en su momento los legisladores K no votaron esa ley, pero su vigencia los favorece. Y su derogación los obligaría, de mínima, a jugar una interna que, si no llegasen a realizarse las PASO quedarían en desventaja ante el manejo del aparato municipal. 

La carta de Cristina Kirchner también lleva al presidente a buscar nuevos aliados. Los intendentes podrían ser un sector para lograrlo en algo que hasta ahora no se había fortificado. De hecho, la semana pasada contamos la diferencia entre lo que hizo Néstor Kirchner en su relación con los alcaldes y lo que estaba haciendo Fernández hasta aquí. Es más, varias jefes comunales habían pensado en buscar el respaldo para armar listas seccionales el año próximo para competir con La Cámpora y otros sectores en caso que no se modifique la ley o, al menos, se reinterprete judicialmente. 

Hace unos meses, en estricto secreto, se reunieron intendentes peronistas y de Juntos por el Cambio. Fue en un distrito emblemático de la primera sección electoral. Allí se dieron los primeros pasos para establecer una estrategia que implicada la presentación judicial para cuestionar la ley y habilitar que se tome al actual mandato como el primero de dos. La maniobra iba a llegar desde la firma de varios concejales, también afectados quienes finalizan su mandato en 2021, procedentes del interior bonaerense. Con esta movida de Alberto Fernández, se podría repetir el encuentro pero ya de manera pública como señal clara que no se trata sólo de una preocupación de los intendentes oficialistas. 

A todo esto, ¿Cuál es la postura de Axel Kicillof? En su momento se había interpretado que dio un guiño en el mismo sentido cuando Verónica Magario habló del punto. La relación del gobernador con Máximo Kirchner mantiene sus altibajos. De hecho, el último fin de semana el líder de La Cámpora ordenó que se lo salga a bancar al “Cuervo” Larroque por su accionar en la resolución de la toma de Guernica, porque observó una predilección del gobernador en resaltar la labor del ministro de Seguridad Sergio Berni. 

Otro de los actores centrales es Sergio Massa. Su postura pública con respecto a las reelecciones indefinidas ha sido clara. Fue uno de los motivos de la construcción del Frente Renovador en 2013 para frenar ese intento de Cristina Kirchner. Pero ahora, el titular de la Cámara Baja está preocupado en otra cosa. Se dedica a buscar la ampliación de la coalición gobernante para regresar al centro que desembocó en el éxito electoral de 2019. La conquista del espacio centrista será una batalla que librará con sectores de Juntos por el Cambio para la que Massa ya dio los primeros pasos. En su cercanía, consideran que hay que proyectar más “2019 que 2017”. ¿Qué significa? Cuando las distintas vertientes del peronismo se dividieron y radicalizaron, perdieron las elecciones. El riesgo que ello suceda en 2021 está a la vuelta de la esquina. Massa lo entiende. ¿El resto?

4 noviembre, 2020