Notas Destacadas, Noticias Destacadas Página Principal

Macri hizo lo que tenía que hacer con Vidal y por eso empiezan las clases

Mauricio Macri hizo lo que tenía que hacer con el gobierno de la provincia de Buenos Aires y por eso María Eugenia Vidal puede anotarse el primer triunfo político fuerte desde que asumió la gobernación bonaerense. Después de muchos años, el día de inicio del ciclo lectivo en las escuelas públicas se mantendrá. Es un buen síntoma que, a pesar de las distintas versiones, la relación entre el presidente y la mandataria provincial está por encima de las chicanas políticas y los enojos momentáneos. 

Vidal le torció el brazo a Roberto Baradel y compañía, más allá que en ciertos colegios del conurbano no habrá clases mañana. Pero serán casos puntuales. El dato político es que se terminó la tirantez que había dominado la relación entre provincia y gobierno central durante los tiempos de CFK y Daniel Scioli.

A pesar de ser de signos políticos iguales, la ex presidente le tiraba con todo a Scioli que utilizaba esa situación para victimizarse y subir en las encuestas como el pobre hombre castigado. Mientras tanto se estaba elaborando una situación explosiva en la provincia de Buenos Aires que ahora se ven los resultados.

Macri no quizo llegar a ello y le garantizó a Vidal los cerca de 10 mil millones adicionales que le harán falta a la provincia para elevar la primera oferta del 24 al 34 por ciento que fue aceptada en su mayoría por los docentes bonaerenses.

Ademas, eso le permitirá a Vidal ir el martes a la legislatura con otro volumen político y sacar a relucir que después de muchos años las clases empiezan en tiempo y forma. Se espera además que toque algunos puntos de la herencia recibida. Aunque sobre eso hay dudas, ya que se conocen negociaciones para que emblemas del sciolismo quizá terminen ocupando cargos en su gobierno. Habrá que ver.

Es imposible que el presidente no sepa que el costo de una mala situación en la provincia de Buenos Aires lo golpee de manera directa en su imagen. Por eso, la resolución del caso Docentes muestra que hay un cambio de lógica de los atormentados tiempos del cristinismo. En buena hora.

Pasado este conflicto inicial, quizá llegue el momento donde Vidal avance sobre una reforma estructural en la educación bonaerense. Debe estar dispuesta a pagar los costos políticos por ello. Actitud le sobra.

28 febrero, 2016